Buscar este blog

1 de noviembre de 2013

FALSAS CREENCIAS Y BENEFICIOS DE ESTERILIZAR A TU GATO





Falsas creencias

Queremos aclarar numerosos teorías o creencias FALSAS acerca de esta operación. Aún así, para que tengas una opinión más contrastada, te recomendamos que te informes en tu veterinario.

No es necesario que la hembra que vaya a ser esterilizada haya tenido al menos algún embarazo y parto con anterioridad.

Tampoco es cierto que esta operación cambie la conducta o disminuya la inteligencia de la mascota. Este tópico está muy extendido pero es completamente falso. Los rasgos fundamentales del temperamento de los gatos, la inteligencia, la vitalidad, la independencia, la demanda de afecto o las ganas de jugar, etc. no cambian con la esterilización.


Beneficios de la esterilización

Además de todos de todos los objetivos que ya hemos citado anteriormente, la operación tiene muchos otras ventajas.

Beneficios en el
macho: reduce el marcaje con orina, las peleas con otros machos y las fugas de casa. Además, es menos probable que desarrollen las infecciones y desórdenes del tracto reproductor y próstata y que sufran infecciones genitourinarias bajas que puedan luego llevarlos a padecer enfermedades renales, uno de los problemas más frecuentes en gatos sin castrar  en los primeros cinco años de vida.

Beneficios en la hembra: Elimina el celo, por tanto ya no pierde sangre ni marca con orina…Además, también elimina los embarazos psicológicos y reduce maullidos y evita otros cambios de conducta provocados por el celo. Son menos proclives a desarrollar  cáncer o una infecciones uterinas, tan común en las hembras sin esterilizar.

“El alto número de mascotas abandonadas, entre las que también se encuentran los gatos, ha llevado a las Administraciones a recomendar la esterilización o la castración de los animales, en parte, porque la mayor parte de los abandonos son cachorritos recién nacidos”.

Controlar el índice de natalidad de los animales de compañía es una de las tareas que han asumido las Administraciones públicas con el apoyo del colectivo colegial veterinario y diversas asociaciones de defensa de los derechos de los animales. El objetivo de esta iniciativa es reducir al máximo el número de animales que son concebidos por descuido y, posteriormente, abandonados. La eutanasia de un animal sano es una acción contraria a la buena práctica profesional veterinaria y contradice las normas del bienestar animal por el que han de velar, atendiendo a los derechos de estos entrañables seres, los veterinarios y las autoridades.


Una solución de control

La esterilización se adopta como una solución de control reproductivo y también se recomienda, por razones domésticas ya que machos y hembras presentan un cambio de actitud diaria durante el periodo de celo que afectan a su comportamiento. Si un animal no va a criar por deseo de sus dueños la recomendación veterinaria es la de esterilizar, principalmente, en el caso de las hembras ya que con esta intervención, además, se reduce el riesgo de que se produzcan tumores mamarios y se elimina toda la patología asociada a los órganos genitales de la gata.


Cirugía

Es siempre una intervención quirúrgica que elimina la capacidad reproductiva del gato y se realiza con anestesia general. El animal no necesita hospitalización y, salvo que se presente una complicación, el riesgo es muy bajo. A los 2 ó 3 días de la operación el gato estará casi recuperado.





La operación según el sexo

Dependiendo de que el gato sea macho o hembra la intervención es diferente; incluso, hay más de un tipo de intervención. En los machos las opciones son:

1. La Vasectomía: Ligadura de los conductos deferentes con lo que se bloquea la salida del semen en una cópula.

2. La Castración. Extirpación de los testículos con lo que se elimina la producción de espermatozoides y de la hormona sexual que puede ser la causa de determinadas conductas indeseadas por parte del animal.

Para la gata existen tres tipos de cirugías: ovariohisterectomía, ligadura de trompas y ovarioectomía.

La ovariohisterectomía consiste en lo que coloquialmente se conoce como 'vaciado'. Se extraen los ovarios y el útero de la gata con lo que se elimina la producción de óvulos, de la hormona femenina y la aparición del celo.

La ligadura de trompas consiste en sellar los conductos que unen los ovarios con el útero. La hembra sigue produciendo óvulos y hormonas sexuales, por lo que no se detiene la actividad hormonal; lo que se impide es que los espermatozoides del macho lleguen hasta el óvulo para fecundarlo.

La Ovarioectomía consiste en la extracción de los ovarios; lo que supondría la castración de la gata. Se elimina la producción de hormonas sexuales y de óvulos.


La edad ideal

No existe una edad ideal para decidir realizar estas intervenciones. Hay diferentes factores que nos indicarán el momento preciso. Es importante haber detectado que el animal ha alcanzado la pubertad, pues es la señal de la finalización del proceso de crecimiento y de maduración del gato o la gata. Es fácil saber cuando hemos llegado a ese momento porque detectamos los cambios de comportamiento típicos del celo en machos y hembras.

Una vez alcanzado ese punto, si se trata de animales que no conviven con individuos fértiles del otro sexo, se suele recomendar esterilizarlos a partir de los 9 ó 10 meses de edad. La especie felina, a diferencia de otras especies, es estacional en lo que se refiere a la actividad sexual. El periodo de mayor apogeo de la actividad sexual de los gatos es el final del invierno, cuando las horas de luz del día empiezan a aumentar, se estimula la producción de hormonas y es la época del año en que observamos más intensamente los síntomas de celo. En la naturaleza, esto sirve para que un mayor número de crías nazcan en primavera, la época del año en que tienen más posibilidades de sobrevivir y los gatos domésticos han mantenido este instinto. Esto hace que la edad de aparición de la pubertad en el gato varíe en función de la época del año en que el gato nació y puede influir en la edad en la que debamos decidir la intervención.




Beneficios de la esterilización

Además de un control de la población gatuna la esterilización tiene otros beneficios a nivel doméstico. Por ejemplo, el macho reduce el marcaje en forma de spray con su orina en muebles, paredes y todo tipo de superficies verticales. Ese marcaje, por su contenido hormonal, puede ser muy desagradable para las personas y, además, es difícil de eliminar. También se reducen las posibilidades de que el gato desarrolle infecciones y desórdenes del aparato reproductor, de la próstata e infecciones genitourinarias bajas que pueden ser la causa de enfermedades renales.

En la hembra se elimina el celo y él los fuertes y persistentes maullidos que pueden llegar a ser muy desagradables para sus compañeros de vivienda, principalmente para las personas.
Además, este comportamiento se prolonga como consecuencia de la frustración que implica no llegar a reproducirse, lo que genera una situación de gran ansiedad para la gata. 

También desaparece el cambio de conducta que el celo produce en el animal y la posibilidad de sufrir pseudoembarazos -lo que coloquialmente se conoce como 'embarazos psicológicos'-. Por último, las hembras esterilizadas son menos proclives a desarrollar cáncer de mamas o infecciones uterinas.



JORGE CEFERINO FERNÁNDEZ CUESTA
Ex- Presidente de la Sociedad Protectora de Animales de Mieres. Ex- Director del Albergue de Animales Abandonados de Mieres.
GUIA CANINO EN SEGURIDAD PRIVADA