Buscar este blog

26 de noviembre de 2013

EN ADOPCIÓN: MEREDITH



Hola, me llamo Paula Valdés y soy voluntaria en el Albergue de Serín desde hace aproximadamente un año. En cuanto me propusieron ir al albergue por primera vez, acepté de inmediato y puedo decir, a día de hoy, que es una experiencia única e insuperable en la que todo el cariño que recibes de estos animalinos no se puede pagar con dinero. Es algo que se puede calificar como “adictivo” ya que estás deseando que llegue el día de la semana para volver y centrarte única y exclusivamente en ellos, en los animales. Siempre que voy intento repartir mi tiempo y cariño entre los gatos y perros que hay en el Albergue de Serín.



En mi estreno en este blog, en el qué espero escribir a menudo, os hablaré de una perrina muy especial para mí. Ella es Meredith, es una preciosa setter inglesa de unos seis años. Pues bien, os voy a describir como la conocí y comprenderéis  por qué le tengo tanto cariño.

El primer día que yo di el paso para conocerla, ella no quería; se mostraba tímida y se metía en su habitación sin querer salir, por todo ello ese día desistí y pensé que ese no era el día adecuado para conocerla.



Finalmente, sería a la semana siguiente cuando nos dimos cuenta de que no era tan miedosa y tímida como ella nos quería hacer pensar (es una perra muy inteligente). Entramos en la habitación, le pusimos la correa sin ninguna resistencia y nos dispusimos a dar el primer paseo juntas. Ese día, sí fue el definitivo. Dimos un paseo de 45 minutos, en el que la perra se había transformado por completo, se le veía feliz y alegre. Tras unos minutos de caminata, pensé que lo mejor que podía hacer era darle cariño y ver su reacción. Pues bien, me senté con ella y ¿cuál fue mi sorpresa? No había pasado ni un minuto y Meredith se había acurrucado a mi lado, apoyando la cabeza sobre mis piernas y mirándome con cara de “acaríciame por favor”. En este momento me di cuenta que el cariño que realmente merece esta perrina es el que le de una familia de manera permanente.




La cosa no quedó aquí, siguió sorprendiéndome. Lo siguiente que hizo fue echarse con la barriguita hacia arriba para que se la rascara (he aquí otra prueba de que Meredith es una perrita muy lista). Al final del paseo le dimos como premio salchichas, que no come hasta que tú se lo indiques, lo que demuestra que es una perra muy educada y respetuosa. Ese día fue el primer paseo que quedará grabado en mi mente toda la vida, y que espero que sea el primero de pocos, lo que querrá decir que esta peludina ha sido adoptada.




Aparte de todo esto, se lleva muy bien con su compañero de habitación Rufo (también en adopción), el que la quiere mucho, y se lo demuestra en cada paseo, dándole cariño en forma de besos y diciéndole en su lenguaje que mientras estén juntos en la habitación, ella no se sentirá sola. Creerme, verlos pasear juntos, es algo emocionante. Además, pasea muy bien con correa, llevando siempre el ritmo que tu marques y es muy obediente.




Por último quería comentar una anécdota y es que el día que mi hermano conoció a la perrina vino para casa contándole a mi madre que Meredith era la perra perfecta: preciosa, elegante, educada y cariñosa (ni yo misma hubiera encontrado mejores adjetivos para describirla) y que si pudiera se la traería para casa con los ojos cerrados. Con esto quiero decir, que cada persona que la conoce se enamora literalmente de ella. Sube, conócela y dale el calor y cariño que tanto necesita. Te puedo asegurar al cien por cien que no te arrepentirás jamás.

            

     Paula Valdés  

Meredith está en adopción en el albergue de Serín (Asturias)
Teléfono 636 157 439
Se entrega esterilizada, vacunada, desparasitada y con pasaporte y microchip.

Nota: Meredith está en este momento acogida, con posibilidades de adopción. Seguiremos informando y esperamos que tenga toda la suerte del mundo.