Buscar este blog

28 de diciembre de 2013

ETOLOGÍA CANINA: EL CACHORRO



EVOLUCION DE LAS CAPACIDADES CANINAS SEGÚN LA EDAD: EL CACHORRO


Todos los cachorros nacen con una serie de rasgos marcados por la genética, estos rasgos pueden potenciarse o inhibirse en mayor o menor grado dependiendo del medio donde crece y se desarrolla.

Es necesario destacar que el temperamento de un perro es heredado, pero el carácter es el resultado de la combinación de estos rasgos heredados y los comportamientos aprendidos.





Según varios estudios realizados los cachorros pasan por cuatro períodos desde su nacimiento hasta los cuatro meses de edad:




a.     Desde el nacimiento hasta la tercera semana de vida

—En la realidad no es un número exacto de días o semanas, si no que es el momento en el que el cachorro tiene todos sus sentidos operativos.

—Durante este período dependen de su  madre para satisfacer sus necesidades básicas de alimentos y calor, solo tienen sensaciones táctiles y térmicas.

—Su cerebro es muy inmaduro y su capacidad de aprendizaje nula.





b.     Desde la tercera hasta la séptima semana de vida

—La primera semana de este ciclo es de vital importancia pues se despiertan los sentidos y el cachorro empieza a percibir estímulos que hasta ese momento no percibía. Es de gran importancia el papel de la madre que les mostrará el mundo y de la que aprenderán qué estímulos son positivos y cuáles no, por lo que es de vital importancia que no se separen de la madre en estos momentos.

—Tras esta semana, el cachorro ya tiene un mes de vida y se comienza la socialización, compartiendo con sus compañeros de camada juegos y la dominación social, aprendiendo también las diferentes posturas de comunicación que les servirán en el futuro para comprender y ser comprendidos por sus congéneres.

—Al finalizar la séptima semana tienen un cerebro con las capacidades de un adulto aunque les falte la experiencia y la capacidad de concentración.




c.      Desde la séptima hasta la décimo segunda semana de vida

a.  El mejor momento para que un cachorro se integre en una familia humana es la octava semana de vida. El dueño deberá tomarse su tiempo en  relacionarse con el cachorro y crear un vínculo con el mismo, así el cachorro se desarrollará como individuo y aprenderá su papel y posición en la familia.

b.     El instinto de manada que es innato en los perros debe fomentarse para que aprenda a trabajar con su líder en beneficio común, estableciéndose así una jerarquía clara.




c. Estamos en el momento óptimo para modelar el temperamento del perro potenciando aquellos rasgos que nos interesen e inhibiendo aquellos que no sean deseados.

d. Se puede empezar también con la educación básica con órdenes sencillas, todos los trabajos se tienen que desarrollar en forma de juego de manera que el cachorro jugando, desarrolle determinada conducta que deseamos y sea premiado por ello.





d.     Desde la décimo segunda hasta la décimo sexta semana de vida

a.   Todo lo que el cachorro aprenda antes de la 16ª semana de vida marcará su vida y no lo olvidará jamás.

b.     En la 16ª semana el desarrollo mental y emocional ya está realizada de la manera en la que permanecerá para siempre, por lo tanto, aunque un perro tenga unos rasgos genéticos muy buenos, si no tiene la posibilidad de expresarse durante este período, se habrá perdido parte del potencial que tiene el perro.




c.  Es tan importante estos períodos y calan tan profundamente en el cachorro que aunque posteriormente rasgos o conductas no deseadas pueden ser corregidas, resulta más costoso, por eso es básico no utilizar castigos, ni refuerzos negativos ni ningún tipo de técnica aversiva para la educación en este período, pues el cachorro asociaría la situación de aprendizaje como algo negativo y ejecutaría conductas de evitación al exponerlo a nuevas tareas de educación y/o adiestramiento.

A continuación se pueden ver dos vídeos de entrenamiento deportivo con un cachorro empezando a los tres meses y finalizando a los siete meses.









Lola Moreno

Educadora y entrenadora canina acreditada por la Consejería de Agroganadería del Principado de Asturias
Presidenta de la Fundación Amigos del Perro