Buscar este blog

22 de enero de 2014

¿CÓMO DAR UN MEDICAMENTO AL PERRO?


TRAGARSE LA PÍLDORA

No es nada fácil darle a un perro el medicamento que no quiere tomar. A veces tienes mucha suerte, y consigues que se zampe el trozo de quesito con la pastilla dentro. Pero puede que mastique en dos bocados la hamburguesa completa dentro de la que escondiste la pastillita minúscula, bien tapada por carne, bacon y queso, se la trague, y acto seguido escupa la dichosa pastilla... para su satisfacción y tu desesperación.

Y cuidado, que puede que sepa muy bien como esconder la pastilla bajo la lengua para que no la veas... en cuanto te despistes se deshará de ella.

Y ya te he explicado el truco más sencillo, el de base: esconder la pastilla entre comida que le guste. Si falla, hay que pasar a la artillería pesada.

Una opción es abrirle la boca, inclinando la cabeza hacia atrás con cuidado, y “colarle” la pastilla; luego le cierras la boca y esperas... hasta que no parece probable que consiga escupirla, momento de darle una golosina-premio. De paso, te aseguras de que no se quede en mitad de la garganta lista para saltar a la alfombra en cuanto dejes de mirar.

Los medicamentos líquidos pueden hacerlo más fácil: solo necesitas una jeringa (obviamente sin aguja); pones una mano en la nuca del perro, metes la jeringa en un lateral de la boca (entre la mejilla y los dientes) y aprietas el émbolo. Le sujetas la boca cerrada, y sin soltar la cabeza, le frotas la garganta para que trague... un momento, ¡me parece que me faltan manos para todo esto!

Quizás conseguir un ayudante sea buena idea... sobre todo si el paciente resulta impaciente y no se está quieto. Si es pequeño puedes probar a envolverle el cuerpo con una toalla, si es grande, siéntate en el suelo sujetándolo, o bien ponte de rodillas encima (sin aplastarlo, ¿eh?).

En cualquier caso, el medicamento ha de estar prescrito por un veterinario, que también puede orientarte sobre como administrarlo con éxito. Y no interrumpas el tratamiento antes de tiempo, aunque parezca que tu perro ya se encuentra bien: si el veterinario ha dicho 8 días, son 8 días. Y en la duda, llámale y pregunta.




Si tienes un truco infalible que quieres compartir, escríbenos. Y si tienes una duda o pregunta, también. Periódicamente publicaremos vuestros trucos y las preguntas con las respuestas de los expertos.
Correo electrónico: amigosdelperroblog@gmail.com