Buscar este blog

17 de enero de 2014

VOLUNTARIOS EN ACCIÓN: JORGE CUESTA





Jorge Ceferino Fernández Cuesta es Coordinador General de A.VI.S.P.A., ex-Presidente de la Sociedad Protectora de Animales de Mieres, ex-Director del Albergue de Animales Abandonados de Mieres, Guía canino en seguridad privada... y puedo seguir así hasta aburriros.

Jorge escribe habitualmente en este blog, así que ya le conocéis. Además de todo esto, organiza campañas de divulgación y de protección social, y asesora a entidades de protección animal.





¿QUÉ HACES?

Hace más de 25 años que colaboro, bien de forma activa y directa, como responsable de Sociedades Protectoras y Albergues o indirecta, como en la actualidad, a través de otras Asociaciones como AVISPA ASTURIAS (Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias), organizando actos, campañas, donaciones de alimentos a beneficio de los animales abandonados en Asturias, seminarios de adiestramiento, etc., encaminadas todas estas actividades a intentar mitigar, dentro de nuestras posibilidades, la problemática de los animales de compañía, sobre todo su defensa, tenencia y protección.




¿Por qué lo haces?

Cuando alguien ha tenido tanta implicación, incluso desde el punto de vista profesional, con el mundo de los animales de compañía, pero sobre todo desde el aspecto del trabajo en Sociedades Protectoras y en la defensa jurídica de los mismos, siempre, aunque desde otros ámbitos, que surge la ocasión, resulta prácticamente imposible negarse a prestar tu colaboración para cuantos eventos se organicen, como digo, en beneficio de ellos o de quienes impulsan estas causas. Es algo innato, fluye sin obligación.





¿Qué consejo darías a los nuevos voluntarios?


Aún cuando la labor de los voluntarios es encomiable y digna de ser alabada, absolutamente necesaria e imprescindible, sobre todo en la actualidad, en ocasiones, son grupos poco constantes en el tiempo, salvo excepciones, ya que en la gran mayoría de las ocasiones la labor es ingrata y poco reconocida. Esto, deben tenerlo en cuenta los responsables de los Albergues. Lo ideal sería tender hacia la profesionalidad de los mismos, harto difícil por la situación de crisis que padecemos y los escasos recursos públicos que se destinan para los centros de protección. Recomendarles, en tal caso, paciencia, mucha paciencia, aguante y capacidad para evitar caer en el desanimo.