BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

20 de febrero de 2014

NIÑOS Y GATOS II


Toxoplasmosis 



En mi anterior artículo, «¿Qué hacer cuando llega un bebé teniendo gatos?», os dejé preguntándoos ¿qué es la toxoplasmosis? Pues es una enfermedad producida por uno de los parásitos más comunes, y que es capaz de infectar a la mayoría de animales y plantas, incluida la especie humana. ¿Por qué entonces solo se relaciona con los gatos? Pues, porque este parásito solo puede reproducirse sexualmente en gatos. Y sí, es cierto que una persona se puede contagiar de toxoplasmosis si no mantiene una higiene adecuada al limpiar la bandeja de arena de un gato infectado, pero lo cierto es que es mucho más habitual infectarse por otras costumbres como las que os menciono a continuación:

Causas habituales de la infección de toxoplasmosis:

◊Comer carne de cerdo, ternera, cordero o venado es el principal factor de infección de toxoplasmosis. Este es el hecho por el que a las embarazadas se les aconseja suprimir los embutidos, el jamón y las carnes crudas o poco cocinadas de su dieta.  

◊Consumir productos lácteos sin pasteurizar.

◊No hacer una correcta higiene de los utensilios de cocina y las tablas de cortar que han sido utilizados para cortar carne cruda. Estos han de ser lavados concienzudamente con agua muy caliente y jabón y, en la medida de lo posible, dejarlos reposar en agua hirviendo unos minutos para su completa esterilización. La lejía no es eficaz contra el parásito de la toxoplasmosis.

◊Las frutas y verduras sin lavar son otro de los principales contaminantes de la toxoplasmosis, por lo que es muy importante lavarlas bien antes de su consumo, en especial cuando se consumen crudas.

◊Trabajar la tierra sin guantes, aunque sea el sustrato de las macetas del hogar, es un gran riesgo. Se recomienda el uso de guantes en todo caso para evitar la contaminación y hacer una limpieza a fondo de manos y uñas con un cepillo, agua caliente y jabón tras haber trabajado en el jardín o con plantas. Esto mismo se aplica en el caso de los niños.

Cuando recibimos sangre de una transfusión o un trasplante, esta suele ser analizada previamente en previsión de la posible contaminación, pero en casos extremos puede ocurrir que el donante haya padecido la enfermedad. Teniendo en cuenta la escasez de órganos, en muchos casos, se asume el riesgo de aceptar el órgano de un donante contaminado por no arriesgarse a morir en espera de otro órgano.


Si estás embarazada o en periodo de lactancia, procura evitar todo esto mencionado arriba y que otra persona se encargue de limpiar la bandeja de arena del gato. Si tuvieras que hacerlo tú, utiliza guantes y haz una correcta higiene, tanto si tu gato es positivo en toxoplasmosis, como si no. Como puedes ver, es algo totalmente lógico y comprensible y debería sobrar mencionarlo.

Tampoco es aconsejable que a tus gatos les des de comer carne cruda, como el jamón de york. A decir verdad, para su salud, lo más recomendable es no salirse de una dieta basada únicamente en alimentos envasados para gatos, ya sea comida seca o húmeda (latitas).

Todo esto son costumbres recomendadas también cuando los niños son pequeños.


Julia