BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

24 de febrero de 2014

UN OLFATO PRODIGIOSO

El otro día dormitando en el sofá, entre cabezada y cabezada me sorprendió una noticia cuanto menos curiosa: los perros pueden detectar el cáncer en humanos a través del olfato. Por lo que se ve, las células cancerígenas despiden un olor característico que hace que se modifique ligeramente nuestro aliento. Según estos estudios, los animales son capaces de detectar la enfermedad aún en etapas muy tempranas, lo que ocurre es que no saben que queremos que nos lo hagan saber. Pero parece ser que ya hay modos de entrenamiento basados en la detección de esta patología. He buscado en prensa esta noticia, y aunque algunos medios indican que los oncólogos no pasarán revista armados con canes, este descubrimiento abre un mundo de posibilidades para una detección temprana, y por consiguiente es una muy buena noticia en la lucha contra el cáncer.



Es increíble, lo que son capaces de hacer los perros.  Si os paráis a pensar en todas las tareas en las que su labor es imprescindible os daréis cuenta de que no nos sería tan fácil crear una sociedad sin ellos:

A lo largo de los siglos los perros han demostrado ser de gran utilidad para los humanos, la clásica imagen es la del perro pastor. Animales que se enfrentan a otros animales por defender lo que se considera propiedad de la manada. Siempre me ha llamado la atención este concepto, cómo un animal carnívoro, que en ocasiones puede alcanzar los 90 kilos de peso, es capaz de sublimar su instinto cazador, para defender herbívoros como las ovejas que podrían ser sus presas potenciales. Y no solo eso sino que son capaces de enfrentarse a otros carnívoros como los lobos para defender a los rebaños. Esta idea que ya de por sí, me fascinaba, alcanzó propiedades épicas cuando leí que en Namibia se habían introducido perros pastores para defender el ganado de los guepardos. Quizás lo más curioso de esta noticia es que la introducción de los perros contribuye en la protección del guepardo ya que al disminuir el número de ataques también se reduce la caza de estos grandes felinos.

El vídeo, lo siento, sólo pude encontrarlo en inglés:





Podéis ver el proyecto aquí:


Pero además del pastoreo y la guarda, los perros son utilizados en distintas terapias, y son especialmente beneficiosos con niños, ancianos y discapacitados. Los animales son capaces de hacer que conectemos con nuestras emociones y ayudan a muchos individuos a expresarlas y estar en contacto con ellas. El proyecto Cancha que Amigos del Perro desarrolló con la Fundación Siloé es un ejemplo del beneficio mutuo en el tiempo compartido con animales.

Otra gran función de los perros en nuestra sociedad es el rastreo. La labor de los perros en tareas de rescate es de sobra conocida y elogiada por todo el mundo, y su trabajo se vuelve indispensable en los casos de  catástrofes naturales. Todos recordamos miles de telediarios donde bomberos y policías trabajan mano a mano con sus compañeros caninos en la búsqueda de supervivientes.

Y cómo olvidarnos de los perros guía, ¿qué sería de muchos invidentes sin su ayuda? Ellos hacen que puedan ser totalmente independientes y que no necesiten ayuda externa. El trabajo de estos perros lazarillo es habitualmente reconocido. Sin embargo no siempre hay un reconocimiento público para la función social de los animales. Agradecemos sus funciones con los cuerpos del estado, su trabajo como pastores incansables, como fieros guardas, como defensa infranqueable. También su apoyo incondicional en las terapias ocupacionales o el soporte que suponen como perros guía. Ahora parece que también podrían ayudarnos a superar enfermedades como el cáncer detectándolo en etapas muy tempranas del desarrollo de la dolencia. Quizás esto colabore a que su presencia en la sociedad a la que tanto contribuye sea mejor valorada por quiénes no tienen la suerte de compartir su vida con un perro. Tenemos tanto que agradecerles y tanto para ofrecerles, que ya va siendo hora de que les asignemos el lugar que se merecen.


MARÍA Y JAVI