Buscar este blog

12 de marzo de 2014

¿CÓMO HACER VOMITAR A TU PERRO?


Hay circunstancias en las que es necesario que tu perro vomite, generalmente por haber ingerido algún tipo de veneno.  Pregunta primero a tu veterinario, explicándole bien lo que ha ocurrido.
El emético natural más rápido y fácil de encontrar en una emergencia es el agua oxigenada. Suele estar en todas las casas, en una concentración del 3% (10 volúmenes).




Pon en una jeringa (sin aguja) 1 cc. por cada kilo que pese tu perro (aprox. una cucharadita por cada 5 kgs. de peso), y házselo tomar como harías con cualquier medicamento líquido.
Procura que el perro se mueva, que camine, para acelerar el proceso. En unos 15 minutos debería vomitar; si no es así, repite la operación una vez más y espera otros 15 minutos. Si sigue sin vomitar, es el momento de correr al veterinario.


Nunca intentes que vomite un animal que:
-ya está vomitando.
-está inconsciente, o muy débil o no se aguanta de pie.
-ha tragado lejía, un derivado de petróleo, quitamanchas, u otra sustancia cáustica: al vomitar aumentará la quemadura interna.
-ingirió la toxina hace más de dos horas: ya está en el intestino delgado, y vomitar no será efectivo.


Hay opiniones contrapuestas respecto al uso de agua oxigenada como emético en gatos, así que mejor será que consultes a tu veterinario. Si lo aprueba, el sistema es el mismo que para los perros.
Los veterinarios pueden inducir el vómito usando medicamentos específicos, o proceder a un lavado de estómago o intestino. No dudes en acudir a tu veterinario (o al que esté disponible de urgencias) si es necesario.