Buscar este blog

6 de marzo de 2014

NIÑOS Y GATOS IV



Ventajas de crecer conviviendo con gatos


Como las personas, cada animal tiene su personalidad y su carácter, y cada uno interactúa de una manera, pero, en el desarrollo de la personalidad de un niño, es una gran compañía, desde el primer día de vida, la familiaridad con un animal. El gato, es un animal muy solidario y paternal, y es el mejor compañero para los niños más pequeñitos. Y esto no es algo que solo diga yo como madre por mi experiencia con mi familia, sino que es algo que los científicos vienen demostrando desde hace muchos años y que, muy en el fondo, todos sabemos en nuestro corazón.




Otra cosa que yo he podido constatar con mis hijos, y que los científicos también llevan demostrando mucho tiempo es el hecho de que, en contra de lo que muchos opinan, la convivencia con animales desde el primer día de vida refuerza el sistema inmunológico de los pequeños. Dicho así, a grandes rasgos, es como si nuestros animales actuaran a modo de vacuna para nuestros hijos. Según investigaciones publicadas en la revista Pedriatrics, “durante el primer año de vida, el contacto con animales es importante, llevando posiblemente a una mejor resistencia a las enfermedades infecciosas respiratorias durante la infancia".

Eija Bergroth, autor principal de un estudio, en el Hospital Universitario de Kuopio, en Finlandia, afirma que “los niños que pasan entre cero y seis horas diarias en su casa con un gato o con un perro son los menos propensos a enfermarse, ya que pueden provocar que el sistema inmunológico del niño madure más rápido, reforzando sus defensas contra los virus y bacterias que causan los problemas respiratorios”.




Así que, tanto en cuestión de salud física y de un menor consumo de antibióticos, como en cuestión de salud mental y desarrollo de la empatía y la personalidad en niños, mi experiencia como madre es que, no solo no es necesario obedecer ciegamente a los consejos de tu médico (si te quedan dudas, visita a tu veterinario y pídele opinión, antes de dejar a tus gatos en manos desconocidas), sino que la compañía de tu gato durante tu embarazo y crianza de tus hijos es de gran ayuda para reducir tu estrés y reforzar las defensas de toda la familia.




Y me gustaría añadir, para todos aquellos temerosos de que sus hijos sean alérgicos al pelo del animal (hecho que suele suceder cuando el animal entra en casa siendo el niño mayor de un año), existen vacunas que los veterinarios le pueden poner al animal y que protegen al niño o adulto alérgico. Cualquier veterinario puede daros más información sobre este tema.

Espero que disfrutéis de vuestra convivencia con vuestros peludos, y de ver cómo vuestros hijos crecen sanos, fuertes y felices con sus pequeños grandes hermanos animales.




Julia