Buscar este blog

17 de marzo de 2014

PULGAS: NO HAY RIVAL PEQUEÑO


Aunque la forma más común de identificar la presencia de pulgas en nuestras mascotas es observar si estos se rascan, hay que tener en cuenta que el “prurito” o picazón que hace que nuestros animales se rasquen puede estar producido por muchas otras razones como Dermatitis atópica, la Presencia de hongos, Alergia a los ácaros, Alergia alimentaria u Otras alergias.

En ocasiones podemos confundir estas enfermedades con la presencia de pulgas en nuestros animales por lo que intentaremos daros unos consejos para identificar la presencia de parásitos en la piel de nuestras mascotas.

Estos indeseados huéspedes suelen ser visibles en la barriga de nuestros perros donde la presencia de pelo es más escasa que en el lomo. Dicen los expertos que por cada cinco pulgas adultas que visualicemos debemos calcular la existencia de otras noventa y cinco, por lo que es posible confirmar su presencia si buscamos en la piel de nuestros amigos. En ocasiones no vemos el parásito pero podemos ver los restos de su festín en forma de sangre seca o excrementos. Suele haber restos negruzcos como el poso del café, señal inequívoca de que las pulgas andan cerca. Solemos encontrarlas con mayor facilidad en el lomo cerca del rabo y cómo hemos comentado en el abdomen. Ambos son lugares estratégicos para los parásitos dado que el perro podrá rascarse ahí con mayor dificultad. En los cachorros sin embargo, es más sencillo encontrarlas en cuello y orejas.




A veces si nuestro perro tiene muuuucho pelo y/o muy tupido, nos será más complicado identificar su presencia. También en el caso de los gatos es más difícil, dado que estos animales tienden a lamerse en lugar de rascarse por lo que podemos confundir su acicalado diario con la presencia de ectoparásitos.

Otra cosa a tener en cuenta: algunos perros no se rascan al tener pulgas y otros tienen alergia a su picadura. Las pulgas como muchos otros chupópteros como los mosquitos administran por medio de la saliva una pequeña anestesia para insensibilizar a su víctima mientras se alimentan. Sin embargo, es ese mismo inhibidor del dolor el que en ocasiones puede producir la dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAP). La sintomatología del DAP son el picor intenso, el enrojecimiento de las zonas afectadas, la formación de pequeñas calvas e incluso otras infecciones bacterianas.

Ante cualquiera de estas reacciones lo más recomendable siempre es acudir al veterinario.




Esas son los principales síntomas en los animales, pero ¿cómo podemos identificar la picadura de pulga en humanos?

La picadura de la pulga forma una roncha redondeada de color rojo con un punto en el centro que suele presentar una pequeña hinchazón y que produce un intenso prurito. Otra característica es que al presionarla se torna blanca.

La principal diferencia entre las pulgas y otros indeseables visitantes como los mosquitos es que la pulga tiende a picar varias veces seguidas es decir, las zonas afectadas suelen aparecer en grupos de tres picaduras juntas. También hay determinadas zonas del cuerpo por las que las pulgas sienten predilección: las articulaciones. Es frecuente que las pulgas nos piquen en tobillos, rodillas, axilas y codos. Aunque comúnmente encontraremos las picaduras de pulga en piernas y pies, también es frecuente encontrarlas en otras zonas como la cintura. Al contrario de lo que ocurre con otros parásitos, la picazón producida por las pulgas es muy intensa y no remite en un par de días sino que puede reproducirse pasado incluso una semana de la picadura.  

Se desconoce exactamente porqué hay personas más propensas que otras a sufrir las picaduras, hay quien dice que se debe a la temperatura de la sangre más elevada en los propensos, a la falta de determinadas vitaminas, o según la sabiduría popular “a una sangre más dulce”… Lo cierto es que se no se sabe con seguridad por qué unas personas las sufren y otras no pese a convivir en el mismo espacio.

Si has resultado “agraciado” con la picadura de las pulgas, en primer lugar bienvenido al club, y en segundo lo más recomendable es que te dirijas al médico o farmacéutico para tratar tan incómoda situación así como una posible reacción alérgica. No te preocupes, no estás solo, somos legión. J

MARÍA Y JAVI