17 de abril de 2014

PERROS QUE TARDAN EN HACER SUS NECESIDADES


FIFÍ NO HACE POPÓ

Los perros tienen una inteligencia diferente a la nuestra; sus esquemas mentales son distintos, y también su forma de pensar y de resolver problemas. Esto nos lleva a cometer errores inadvertidamente, y tendremos que replantearnos las situaciones para ver dónde está el quid de la cuestión.

Un ejemplo clásico son los perros que salen a pasear durante siglos enteros mientras su humano favorito se desespera, intentando obtener algún resultado sólido del paseo que pueda recoger con la oportuna bolsita de plástico para volver a casa... pero el perro no tiene ninguna prisa, al parecer.




¿Por qué? Pues porque el perro se ha dado cuenta de que en cuanto la bolsita esté en la papelera más cercana, se acabó el paseo

Aquí el error está en dar por terminada la salida en cuanto el perro ha hecho sus necesidades; ya está, nos volvemos a casa... y muy pronto, tendremos un perro aguantando todo lo posible para alargar el recreo.

Una vez identificado el problema, la solución es simple: hay que cambiar la rutina y no dar la vuelta en cuanto el perro ha hecho lo que tiene que hacer; basta con continuar como si nada, y volver a casa cuando se ha terminado el tiempo (o la ruta elegida). Pronto se percatará de que puede atender la llamada de la naturaleza en cualquier momento de la salida, sin que eso signifique el fin de su paseo.





Si tienes un truco infalible que quieres compartir, escríbenos. Y si tienes una duda o pregunta, también. Periódicamente publicaremos vuestros trucos y las preguntas con las respuestas de los expertos.
Correo electrónico: amigosdelperroblog@gmail.com