Buscar este blog

28 de mayo de 2014

28 DE MAYO DÍA DEL PERRO SIN RAZA


Me gusta la iniciativa de 20minutos de rebautizar al 28 de Mayo como el Día del Perro Sin Raza, y sencillamente me encanta su eslogan: Tú eres único, tu perro también.




Y es cierto, nos pasamos la vida queriendo diferenciarnos, sentirnos especiales, distintos, en definitiva “únicos” pero sin embargo no siempre queremos que nuestros perros lo sean. Muchas veces queremos que nuestro perro venga de serie, como los yogures, como los coches, y desechamos imitaciones. Lo cual, sin menospreciar a todos los maravillosos ejemplares de raza que conocemos, es un grave error.

Hay miles de motivos por los que los perros mestizos se merecen una oportunidad como el que más. La sabiduría popular les atribuye una salud más fuerte que la de sus parientes con pedigrí, y la selección genética e incluso Darwin, apoyan esta teoría.

A quienes como yo, toda la vida nos ha hecho compañía un perro chusquero sin más abolengo y genealogía que la madre que los parió, lo que más nos gusta de los perros sin raza es su apariencia diferenciada. Ver a tu perro de lejos y saber que es el tuyo y no el del vecino nos da tranquilidad. Nos gusta. Nos hace sentir tan exclusivos como si llevásemos bajo el brazo el bolso más caro de la Milla de Oro de Madrid o tuviésemos en el garaje el último modelo sacado al mercado por Ferrari.

Nuestro perro es diferente de todos y de ninguno. Tiene un aspecto diferenciador. A lo mejor un pelo de estropajo o un morro demasiado chato. Quizás su cuerpo es demasiado corto, o demasiado largo. A veces es más alto y otras más bajo de lo que debería. Tal vez tiene las orejas demasiado grandes, o demasiado pequeñas, o una para arriba y otra para abajo, o saliendo de su cabeza como dos grandes antenas parabólicas. Lo que más nos gusta de nuestro perro es poder distinguirlo a 1 kilómetro de distancia y saber que es el nuestro, solo él.

Y es tan absurdo que muchas veces su originalidad lo hace a nuestros ojos el perro más guapo del universo, pero también a veces el más feo. Aún así nos encanta. Nos gusta que nuestro perro sea tan rompedor estéticamente hablando. Y es que somos totalmente conscientes de que el gran valor de los perros sin raza, de los pequeños chuchillos o los enormes mestizos, es que no hay ver dos iguales.

No hay otro como él, significa en definitiva que tiene el valor intransferible de ser su propia raza. Porque ¿cuál es el antónimo de exclusivo? Pues común. Por lo que nuestros compañeros mil razas tienen la peculiaridad de ser únicos en su especie.

Pero dejando al margen la frivolidad y el aspecto físico de nuestro perro, detengámonos un momento a pensar lo que significa tener un perro. Un perro es sinónimo de compañía, de lealtad, de amor incondicional, de amistad desinteresada, de compañero de fatigas. La apariencia no hace mejor ni peor a nuestro perro. Que el perro sea mestizo o de raza no implica nada a este respecto, por lo que procuremos no negar oportunidades porque simplemente no cumplen un determinado canon estético. Hablamos de discriminación cuando por alguna característica física o por no cumplir unos criterios determinados, una persona es rechazada, ¿por qué entonces habría de estar bien repudiar a un animal únicamente porque su linaje no sea conocido?

¿Por qué pese a que nosotros podamos defender nuestra autonomía y nuestra personalidad, nuestros perros deben estar subordinados a un patrón? ¿Por qué nosotros podemos rebelarnos de las tiranías que en muchos casos otros nos imponen, pero nuestro perro debe estar sujeto a una serie de estándares de belleza?

Seamos coherentes, no juzguemos a nada ni a nadie por su alcurnia ni por su estampa.

Resumiendo: Dueños de los perros sin raza, estamos de enhorabuena, nuestros perros son únicos, no se volverán a repetir.

Más información sobre el Día del Perro Sin Raza:



María y Javi