Buscar este blog

30 de mayo de 2014

¡¡NO ME LLAMÉIS ANIMALISTA!!


Artículo de Mo Swatek publicado en Facebook el 27 de diciembre de 2013.




Ya le tengo manía a la palabra ANIMALISTA porque cada día más representa algo o alguien con quien no me puedo identificar ¡ni quiero hacerlo! He conocido en los últimos 14 años gente maravillosa, mujeres mayoritariamente, con un gran corazón pero también con algo súper importante para hacer buena protección de animales, tienen la cabeza bien amueblada y trabajan con mucho esfuerzo por los animales. Las admiro y les agradezco profundamente su gran labor. Infelizmente también hay cada día más gente desequilibrada en este mundo... todos conocemos también las locas, las histéricas y en algunos casos también gente que se llama animalista pero que son peligrosos para sus animales y para los que quieren salvar. Mujeres cuarentonas o cincuentonas, que se les fueron los hijos a vivir con parejas y el marido también con otra, que no han tenido nunca gran interés por los bichos, y como difundir les hace sentirse importantes, venga darle al ordenata y haciéndose animalista. También conozco más de una que le va la botella, hay alcohólicas que viven en áticos minúsculos con demasiados perros que nunca salen a pasear pero que están todo el día metidas en internet para difundir y supuestamente investigar. Después hay las que sacan perros de perreras aun sabiendo que hay casos de parvo o moquillo y para salvar un perro están dispuestas a contaminar a muchos en plan “ojo que no ve…” imaginad, enviando perros con MRW por toda España. No quiero saber cuántas bajas más ha causado el envío de estos perros enfermos, que seguramente han contagiado a todos los demás perros que han sido enviado por MRW el mismo día.

Después hay las que ven animales en apuros delante de sus narices, que les hacen fotos y los difunden pero tienen su perrito “de marca” comprado en casa y no lo quieren mezclar con un chucho callejero pero presionan a los demás para que hagamos algo y ayudemos al pobre animal. Está claro que ellas no pueden, tienen ya un perrito y más no les cabe en casa, ¿verdad? También existen las personas que ya tienen 20 o más animales, y que no los pueden atender bien pero para supuestamente salvar vidas sacan más perros de perreras y al final tienen bajas por peleas, por enfermedades, pero ellas se sienten bien por que están haciendo “lo que pueden”, aunque no es ni suficiente ni adecuado en muchos casos pero claro, ¡ellas son animalistas y se sienten bien haciéndolo! El síndrome de Arca de Noé es cada día más frecuente en animalistas y quien no es capaz de reconocer que no puede meter un numero infinito de perros o gatos en su vivienda no es capaz de cuidarlos adecuadamente. La frase “donde caben 20 caben 21 es muy tonta y además la gente así es capaz por salvar a un perro o gato de jorobar la calidad de vida de los demás 20. No podemos reducir la calidad de vida de los demás bichos para salvar uno más y uno más y uno más.

No puede ser que en el nombre de la protección de animales se aten perros debajo de un árbol con una cadena de menos de 2 metros a la intemperie para evitar que los sacrifiquen. No se puede permitir que se maten perros entre ellos en una protectora por que la sobrecargan de animales y para salvar más y más arriesgan la vida de todos. No podemos dejar que gente con afán a protagonismo acoja animales que no pueden atender. ¡Eso no es ser animalista!

Lo siento mucho, me podéis ahora descuartizar viva, pero yo no quiero ser metida en el mismo saco con gente que no vacunan o no operan sus animales por falta de dinero pero que acogen más y más animales, tampoco quiero que me junten con gente que solo recogen animales y nunca más los sueltan aunque haya buenas familias para ellos y tampoco con las histéricas que difunden sus casos tristes donde sea pero nunca han pisado una comisaría para denunciar los hechos.

¡Uyyy! Me olvidé de mencionar a las hdp, las malas, las mentirosas, las víboras, las envidiosas, las que no dejan que nadie haga nada y que inventan lo que haga falta para poder joder y hacer daño. Vamos, unas hdp de mucho cuidado muchas veces apoyadas por ONGs que las respaldan. ¡Penoso y asqueroso!

Una cosa tengo clara, muy clara: no es cuestión de “hacer lo que podemos” sino es cuestión de “hacer que debemos” para que los animales que tenemos bajo nuestra tutela tengan una buena vida y para que todos los animales tengan un futuro mejor.

Mo Swatek

P.D.: no soy animalista, ni quiero serlo. Si tengo que definirme ¡diré que soy protectora de animales!


Nota: la Fundación Amigos del Perro agradece a Mo Swatek, presidenta de Pro-Galgo-International y de Crestados chinos sin hogar, su autorización para reproducir este artículo y su labor en defensa de los animales.