Buscar este blog

2 de junio de 2014

EMBARAZOS PSICOLÓGICOS


El Embarazo Psicológico o la Pseudogestación en perras es un trastorno más común de lo que parece. Se estima que una de cada dos hembras no esterilizadas lo padecerá en algún momento de su vida.

Aunque los síntomas son cuanto menos curiosos, no me resisto a compartir con vosotros la información sobre el origen de este llamativo trastorno. La fuente, como todo, tiene su origen en el comportamiento de los lobos: En las manadas de estos cánidos, la hembra dominante es la que tiene la camada y el resto de las “féminas” desarrollan la pseudogestación para colaborar en la lactancia y cuidado de los cachorros.

El embarazo psicológico es por tanto un trastorno frecuente cuya causa no es del todo conocida aunque parece bastante probable que las hembras sin descendencia no esterilizadas, son más proclives a desarrollarlo.

Debemos tener en cuenta que la pseudogestación no es una enfermedad sino una alteración hormonal. Suele desarrollarse entre un mes y medio y tres meses después del celo. La sintomatología es similar a la del embarazo. Las perras pueden presentar aumento de peso hinchazón de abdomen y mamas e incluso producción de leche (hiperplasia mamaria).

Además de estos indicios físicos observaremos en nuestro animal algunas modificaciones en su conducta. Las señales más comunes son: nerviosismo o inquietud; formación de nidos o camas; resistencia a abandonar el hogar; gimoteo constante; adopción de “cachorros de sustitución”. Estos pueden ser objetos, peluches, zapatillas… o incluso animales de otras especies.

Pueden presentar también alteración del apetito y en ocasiones incluso agresividad. Es importante señalar que no todos los animales presentan los mismos síntomas ni en el mismo grado de alteración. No obstante se recomienda acudir al veterinario si creemos que nuestra perra está sufriendo un embarazo psicológico.

En un principio, si la pseudogestación es leve no suele precisar tratamiento. Al tratarse de una alteración hormonal transitoria, ésta suele desaparecer en un plazo de unas tres semanas siendo frecuente que el animal se encuentre alicaído tras sufrir este trastorno. Sin embargo si la alteración se produce con más intensidad, no remite tras un breve período o se repite con frecuencia, es necesario informar al veterinario. Será este profesional el que indique el tratamiento más adecuado para cada animal evitando problemas más graves de salud como la generación de quistes o desarrollo de enfermedades vinculadas a la producción excesiva de leche.

Algunos consejos para aliviar los síntomas del embarazo psicológico:

◊Entender que se trata de un trastorno hormonal.

◊Evitar que la perra siga estimulando la creación de leche lamiéndose las mamas.

◊Retirarle los cachorros de sustitución. (Ojo, solo cuando los síntomas del embarazo psicológico sean leves. Algunas perras pueden desarrollar agresividad por hiperprotección del nido y la camada, con lo que pueden reaccionar de forma “violenta”).

◊Aumentar la actividad diaria. Procurar darle paseos más largos y estimularla para distraerla de sus obligaciones maternas contribuirá a remitir los síntomas.

◊Limitar los hidratos de carbono y el agua que favorecen la secreción de leche (no se trata de dejarla morir de sed sino de evitar que beba más agua de la habitual).

Y recuerda, todos los tratamientos deben ser supervisados por un veterinario.

Para poner una nota de humor vamos a abusar de nuevo de la confianza del gran Vergara haciéndonos eco de una de las historias publicadas por el autor en el semanario El Jueves:

Autor: Bernardo Vergara. Publicado originalmente


¡Gracias de nuevo Vergara por poner la nota de color!

Recordad que podéis acceder a más historias del mismo dibujante en los siguientes enlaces:






¡Buena semana a todos!


María y Javi