Buscar este blog

23 de agosto de 2014

PREGUNTAS SOBRE MICROCHIPS


Todo lo que siempre quisiste saber sobre chips: identificación de animales domésticos.

Esta información se orienta a la comunidad autónoma del Principado de Asturias, si bien buena parte es aplicable a nivel general.

¿Por qué tengo que ponerle chip a mi perro?

Por obligación: la competencia corresponde a cada comunidad autónoma, y en la mayoría está regulada la obligación de identificar con microchip a los perros (en algunas, también a los gatos). En Asturias, la obligación la establece la Ley 13/2002, de 23 de diciembre, de tenencia, protección y derechos de los animales.
En caso de que el perro esté catalogado como potencialmente peligroso (ppp), la obligación la establece para todo el territorio nacional el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

Por devoción: en caso de extravío o robo, el microchip permite identificar al perro y localizar a sus propietarios.

Por precaución: si tuvieses que acreditar que tu perro es tuyo, el microchip es la forma más sencilla, y la única admitida a priori en el ordenamiento jurídico vigente. Acreditarlo con testigos, fotografías, etc., requeriría de un proceso mucho más largo y sin garantías de éxito.




¿Cuándo hay que ponerle el chip al perro?

Antes de los tres meses desde su nacimiento, y en cualquier caso, antes de su cesión o venta (Artículo 12 1º de la Ley 13/2002 y Artículo 3 2º del Decreto 99/2004, del Principado de Asturias).


¿Cuánto cuesta poner un chip?

Depende de cada veterinario. El precio incluye el microchip en sí, su implantación, la inscripción en el registro correspondiente y las tasas de ese registro, y también la emisión del pasaporte donde constan todos los datos del perro tanto los relativos a su identificación como a los tratamientos, vacunaciones, desparasitaciones y cirugías, y tus datos como propietario.



¿Se le puede poner chip a un gato?

Sí, o a cualquier otro animal doméstico, y funciona a nivel de registro exactamente igual que si se tratase de un perro. En algunas comunidades autónomas es obligatorio identificar a los gatos con microchip, aunque no salgan de casa.