Buscar este blog

19 de septiembre de 2014

RAZAS: TECKEL


La Federación Cinológica Internacional clasifica y describe así al teckel (Dachshund):

«Perro de caza sobre y bajo tierra. Grupo 4.

El Dachshund alemán, también llamado Dackel o Teckel, ha sido conocido desde la Edad Media. Se llevaron a cabo constantes cruces con sabuesos para obtener perros especialmente aptos para la caza bajo tierra. De estos perros de extremidades cortas, el Teckel se impuso y fue reconocido como una de las razas más útiles y polivalentes de perros cazadores. También tiene excelentes logros en la superficie, ladrando sin flaquear en el rastro, buscando y siguiendo presas heridas. El Club más antiguo dedicado a la crianza del Teckel es el “Deutsche Teckelklub e.V” fundado en 1888. Durante décadas el Teckel ha sido criado en tres tamaños (Teckel, Teckel Miniatura, y Teckel para la caza del conejo) y en tres diferentes variedades de pelo (pelo corto, pelo duro, pelo largo).

De estructura baja, con extremidades cortas, cuerpo alargado pero compacto y con fuerte musculatura. La cabeza es llevada con desenvoltura y orgullo; la expresión es astuta. Por naturaleza amigable, ni miedoso ni agresivo, con un temperamento equilibrado. Perro de caza apasionado, perseverante, ágil y de olfato fino.

TAMAÑO / PESO:
Teckel: Perímetro   torácico   mayor   de   35   cm.   Peso   máximo aproximadamente 9 Kg.
Teckel miniatura: Perímetro torácico entre 30 y 35 cm., a la edad mínima de 15 meses.
Teckel para la caza del conejo: Perímetro torácico menor de 30 cm., a la edad mínima de 15 meses.»





Y esto es lo que nos cuenta Pilar García, apasionada del Keeshond, Samoyedo y Teckel:

«Me resulta difícil describir en pocas líneas a este pequeño gran perro, aunque tiene fama de ser cabezota, difícil de adiestrar, con carácter fuerte, pendenciero, incompatible con otros perros... después de 23 años conviviendo con teckels enanos (zwerg) y miniatura (kaninchen) de pelo duro, definiría a esta raza como un perro valiente, decidido, sinvergüenza, guardián, descarado, temerario, sin límites.

Un teckel es un perro polivalente, que puede pasarse días enterrado debajo de una manta pegado a un radiador, esto nos hace olvidar que fundamentalmente es un perro de caza, adecuado para las más diversas artes (rastro, madriguera, cobro en agua...) aunque también puede ser un excelente perro de compañía. Durante años la labor realizada por el Teckel Club ha permitido que un Teckel equilibrado reúna ambas características, puesto que no son incompatibles.



Un teckel no sirve para todas las personas, aunque todas las personas valemos para ellos. Sienten devoción por un único dueño, esto muchas veces le hace meterse en líos: es capaz de pelear a muerte defendiendo las pertenencias de su amo, puede pasarse horas sentado esperando a que el dueño recupere ya sea una mochila o una pieza de caza, reaccionando ante la presencia de extraños (personas o animales) con el mismo coraje y bravura que pueda mostrar ante un jabalí; su boca tiene una gran potencia para un perro tan pequeño (3,5kg - 9kg).

No es un perro de defensa, le faltan envergadura y cualidades, pero a un teckel se le olvida con frecuencia que no hay enemigo grande.

Si algo destacaría de estos perros es la perseverancia (confundida con cabezonería); puede pasarse horas y días siguiendo un rastro o persiguiendo una minúscula lagartija, sobra decir que muestra el mismo entusiasmo al intentar que compartas con él un bocadillo; si te rindes a sus miradas, gemidos, saltos y caras ¡estás perdido!, es un gran payaso y lo que es peor: ¡lo sabe!



En los últimos años es una raza que se está poniendo de moda como perro de compañía, cuando me tropiezo con ellos por la ciudad no puedo evitar sentir cierta pena al verlos vestidos como si vivieran en Alaska, cogidos en brazos como si fueran perros frágiles, su vida como perros de caza empieza y termina al final de una flexi de 2 metros... y sólo pienso que si estos propietarios, siempre bienintencionados, les vieran moverse en el monte con frío, lluvia o metro y medio de nieve tal vez les permitieran vivir como lo que son: perro de caza. En la ciudad difícilmente pueden ejercitar sus instintos, pero no necesitamos de grandes espacios para que estos perros puedan trabajar su nariz y mantener ocupadas sus neuronas, algo tan sencillo como esconder en un rincón de la casa un trocito de salchicha o una chuche de bacon les mantendrá ocupados un buen rato.

Aunque no practico la caza, sí les he permitido mantener y ejercitar sus instintos; no tengo un jardín, más bien me rodea un campo de golf y no es raro que salga de madrugada a rescatar a algún erizo despistado, por no hablar de la familia topo que hace años se mudó a una urbanización más tranquila.

Algo que me ha quedado claro estos años es que donde viven teckels no entra otro animalito de compañía (tortugas, ratones, pajaritos, conejos...)

El teckel es un pequeño perro, pequeño de tamaño, pero gigante respecto a su valor, su carácter, su versatilidad, su resistencia, su lealtad.»




Nota: Las fotografías que ilustran este artículo han sido cedidas por Pilar García, que ha autorizado su publicación en este blog, y tienen todos los derechos reservados.