BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

15 de octubre de 2014

¿MI GATO ESTÁ ENFERMO?


SEIS CUESTIONES DE SENTIDO COMUN QUE DEBERÍAMOS VIGILAR

Los gatos son animales discretos, a veces pueden estar enfermos sin dar síntomas de ello hasta que es demasiado tarde, sin embargo un dueño responsable, observa las pequeñas variaciones de comportamiento de su amigo felino y en caso de verlas, acude al veterinario para que le haga una exploración y determine si está enfermo o no, mejor pecar de prudentes que de confiados en el caso de los gatos.



¿Qué es lo que tenemos que observar?

1.- Los cambios de comportamiento, si siempre ha sido un gato tranquilo y empieza a mostrar mucha actividad incluso agresividad, o al contrario, gatos muy activos que empiezan a mostrarse apáticos. O bien comienzas a ver que muestra pérdida de equilibrio, camina de forma errática, como si estuviera borracho, etc.

2.- Los cambios en la alimentación, que no comen, que rechazan algunas comidas, que comen con ansiedad o en exceso. Los gatos se suelen autoregular, aunque sin duda hay gatos que les gusta comer más que a otros y pueden tener sobrepeso, pero los cambios en sus hábitos alimenticios es un signo de que algo no va bien.

3.- El consumo excesivo de agua tampoco es normal, los gatos no suelen ser muy bebedores por lo que si la nariz está demasiado húmeda o observas que bebe en exceso, es necesario hacerle un chequeo.

4.- La higiene, los gatos se pasan las horas acicalándose, lamiéndose para quitarse el pelo  muerto, etc. Uno de los primeros síntomas de que algo grave está pasando es que se dejen de acicalar, ya que son animales muy limpios.

5.- Vigila su arenero, observa si sus heces son normales o diarreicas, y también si hace sus necesidades en el arenero o no, si orina fuera del mismo y menos cantidad o ves que le cuesta orinar,  es necesario visitar al veterinario antes de que el problema se agrave.

6.- Si lo ves vomitar, a veces son simples bolas de pelo o que ha comido con mucha rapidez, pero si comienza a hacerlo varias veces en un corto espacio de tiempo puede ser que haya comido algo que le ha sentado mal, una hierba, o veneno.

En general hay que observar su pelo (un pelo limpio y sin caspa es síntoma de buena salud), sus orejas (siempre rosadas, limpias y en movimiento), la nariz y los ojos (sin moquitos, legañas, etc. ), la cola (en movimiento, como si tuviera vida propia), su forma de moverse (con agilidad) y su comportamiento (estable dentro de su carácter).


Esto es un pequeño resumen de cosas a vigilar, todos conocemos a nuestros gatos, basta con observarlos, no hay nada más divertido que ver jugar a un gato, ni nada más relajante que sentir su ronroneo cuando se acercan a ti pidiendo mimos, o se tumban a tu lado, así que, si vemos algo que no encaja en su comportamiento habitual, mejor lo llevamos a un veterinario a la mayor rapidez posible, para evaluar si hay un problema y si así fuera, poner los medios para su solución, cuanto antes.

Servicios Veterinarios de Amigos del Perro