Buscar este blog

8 de diciembre de 2014

¿SOLO UN PERRO?


Estaba yo aún intentando asimilar los últimos meses de envenenamientos cuando de repente me he tropezado con esta noticia en el periódico:


Y digo yo… Pero ¿en qué región de psicópatas vivimos? Aquí el que no se dedica a diseminar veneno en los jardines, hace lo propio con un menú especial de la casa compuesto de bolas de carne rellenas de agujas, y al que se le queda corta esta última opción decide directamente torturar al primer animal que se le cruza en su camino. Así sin más, porque sí, porque yo lo valgo… No doy crédito…

La utilización de la palabra psicópata en el texto no es una licencia literaria sino una definición de estos comportamientos. Y esto no es algo que afirme yo (que también lo hago) sino que son muchos los estudios científicos que relacionan la crueldad hacia los animales con la psicopatía. Ya hemos hablado en este mismo blog del maltrato animal como uno de los métodos utilizados para la detección precoz de otros episodios de violencia futura. Y precisamente por ello no quería insistir mucho más en lo que ya hemos expuesto, pero ante las múltiples manifestaciones de “¿y eso es noticia?” oídas en los últimos meses no me queda más remedio que extraer algunas cifras interesantes para todos aquellos que piensan “total, solo era un perro”.

Empezamos:

· Según el estudio Violencia Doméstica y Maltrato a Animales en España: Investigación conjunta de profesionales sanitarios y cuerpos policiales desarrollado por Núria Querol, Àngel Cuquerella, Frank Ascione, Philip Tedeschi, Anthony Pinizzotto, Allie Phillips, Phil Arkow, Sònia Pujol, David Carrasco, Sebastian Rubira, Pedro J. Moratalla, Angelo Puccia, en el 93,3% de los casos de violencia doméstica analizados también está presente el maltrato animal. Y de ¿qué tipo de maltrato animal hablamos? pues (cito textualmente): golpes 57,14%, muerte 19%, negligencia 23,81%, heridas por fuego 2,4%, violencia verbal (gritar / aterrorizar al animal) 66,67%, atarlos permanentemente 4,8%, 2,4% asfixia, ahogamiento 2,4% y el 7,1% herida/muerte por arma de fuego.

¿Precioso verdad? Podéis seguir deleitándoos en el siguiente enlace:




¿Os saben a poco estas cifras? No pasa nada, tenemos más:


·   En el artículo Maltrato a personas mayores y animales, escrito por Rubén Herranz, nos encontramos otros datos igual de estremecedores: El 35% de los casos el maltrato no solo se dirigía a los ancianos sino también a sus mascotas. El artículo completo en:


¿Seguís sin ver la correlación? Tranquilos continuamos con la violencia perpetrada por niños y jóvenes:

· Según el FBI el 46% de los asesinos en serie mostraron crueldad hacia los animales durante su adolescencia.

¿Os queda un poco lejos no?, Estados Unidos, yanquis, qué sabrán ellos, bastante tienen con lo que tienen bla, bla. No importa, traducimos los datos a España:

·  Los doctores Ángel Cuquerella, Nuria Querol, Mercé Subirana y Frank Ascione analizaron el comportamiento de varios convictos condenados por delitos violentos en Cataluña y el resultado no arroja dudas: el 41,7 de los criminales analizados habían maltratado animales.


¿Aún no estáis convencidos de la relación intrínseca entre maltrato animal y violencia? Pues todavía me quedan datos:

·  Según un estudio realizado en 1993 por el psicólogo Frank Ascione, se encontraron antecedentes de crueldad con animales en exhibicionistas (30%), acosadores sexuales (36%), acosadores sexuales encarcelados (46%), violadores convictos (48%) y asesinos adultos (58%)


¿Seguimos? No se trata de solo un perro. Se trata de un acto de violencia en el que existen además dos víctimas. El animal al que se agrede y el dueño al que se le infringe un daño gratuito. Ignorarlo o ningunearlo no nos beneficia como sociedad. Utilicemos si queréis, este tipo de episodios como un parámetro detector de un problema. Pero no los desdeñemos o le restemos importancia. El que es capaz de causar daño gratuito hacia un animal puede canalizar su violencia hacia otros muchos indefensos.

Para más información os recomiendo consultar la página del Grupo para el estudio de la violencia en humanos y animales, de la que he obtenido todas las cifras contenidas en este artículo: http://www.gevha.com/about-us

A los dueños de Teddy, para mí no era “solo un perro”.

Un fuerte abrazo y mucho ánimo.