Buscar este blog

1 de enero de 2015

JUEGOS PERRUNOS



Esos días lluviosos en los que tu perro te mira lánguido y aburrido, ¡tienen solución!
 
¿Quién dijo que no podías pasártelo bien en casa con tu perro? De hecho, es una forma muy buena de mejorar tu relación con él, ya que no tendrá más estímulos que los que tú quieras ofrecerle (en la calle hay ruidos, otros perros, personas, coches y olores). Juego, comida y buena compañía ¡No hay nada mejor!

Los perros que llamamos hiperactivos, no se calman con un paseo o unas carreras, a veces incluso se activan más y les resulta muy difícil calmarse (el típico perro yonky de la pelota). Los premios que utilicemos, ya sea pienso u otra cosa, deberán ser muy pequeños para poder realizar varias veces los juegos sin atiborrarlos a comida.



Estos juegos que os muestro, hacen que el cansancio sea mental y no físico y así conseguimos relajarlos, que se lo pasen bien y además aprendan!! 
¡¡Genial!! Vamos a ello:

-¿Dónde está el juguete?

Todos tienen un juguete o pelota preferidos. Vamos a esconderlo y que lo busque. Primero se lo ponemos fácil. Con ayuda de otra persona que sujete a nuestro perro (si el animal no sabe estar quieto) mostramos el juguete y lo escondemos delante de él, para que vea dónde está, por ejemplo debajo de un cojín. A continuación a la orden de “Busca” lo soltamos y una vez que lo coja, premiamos con un trocito pequeño de salchicha o de pienso. Luego vamos subiendo la dificultad, diciéndole “quieto” y saliendo de la habitación para esconderlo en otra. El perro enseguida va a entender lo que queremos de él y además trabajamos la orden de “Quieto” “Busca” y  el olfato. 



-Caja con premios

Dependiendo del tamaño de nuestro perro, escogeremos una caja preferiblemente en la que quepa dentro. Vamos a rellenarla de pelotas de papel; algunas de ellas, llevarán un premio dentro. Primero, para que lo entienda, pondremos poquitas, poco envueltas y la mayoría con premio dentro. Así vamos subiendo la dificultad. Más bolas, más envoltorio y menos con premio.  Al principio, lo haremos delante de él, enseñándole el premio, cómo lo envolvemos y lo metemos en la caja. Cuando ya sabe de qué va el juego, será mostrarle la caja y se volverá loco de contento, ya veréis!! Aquí trabajamos también el olfato y las ordenes de “Quieto” y “Busca” pero el premio es el propio trabajo. Este juego es muy útil con perros inseguros y con estrés ya que adquieren autoconfianza.

-Escondite

Ahora nos escondemos nosotros!! Le dejamos a él en otra habitación y nos escondemos bien en otra parte de la casa. Preferiblemente apagaremos las luces, ( así sólo se guían por el olfato ) y le llamamos alegremente pero solo una vez. Cuando nos encuentre, le premiaremos efusivamente. Este juego se puede practicar acompañados de niños para fomentar que los asocie con algo bueno, ya que cuando los encuentre, le vamos a premiar. Si los niños son muy pequeños, nos esconderemos con ellos en brazos. Mejoraremos nuestro vínculo con él y reforzaremos la llamada.


-“Muffin Tin Game”

Bajo este nombre tan rimbombante, tenemos un juego tan casero como las magdalenas!! Ahora que se lleva tanto lo de hacer estos postres, cogemos una bandeja de horno para magdalenas y en algunos huecos ponemos un premio. Iremos tapando con pelotas de tenis o más pequeñas, según el tamaño de nuestro perro, todos los huecos. Se van a entretener muchísimo encontrando los premios, ya que tendrán que conseguir destaparlos!! Como en los anteriores juegos, primero dejaremos que vea dónde escondemos el premio. Muy adecuado también para perros inseguros y tímidos. Trabajamos concentración y resolución de problemas.  Si buscamos en youtube “MuffinTin Game” veremos vídeos explicativos muy buenos.


-Trilero

El típico juego de los vasos bajo los cuales esconderemos un trozo de comida. Comenzamos con dos vasos y le enseñamos dónde lo escondemos para facilitárselo. Poco a poco lo complicamos con más vasos y más movimientos. Veremos cómo el perro sigue atento nuestros movimientos y al darle la orden, olisqueará los vasos hasta encontrar el que tiene premio y tirarlo con el hocico o la pata.  Concentración y olfato dejarán a nuestro perro relajado y feliz.


-Busca-Premios

Este juego les cansa mentalmente mucho y es muy sencillo. Escondemos premios pequeñitos o su propio pienso en toda la casa y le damos la orden “Busca” unos los pondremos más fáciles y otros más difíciles. Los más complicados podemos ponerlos más suculentos o grandes (¡el premio gordo!!), para así estimular más su búsqueda. Cuanto más difícil, más concentración necesitará y por consiguiente, controlará mejor la ansiedad. Este sencillo juego podemos hacerlo también en el exterior, colocando los premios en un tronco, entre unos matorrales, etc.


-Música, por favor!

Con este juego, nos lo pasaremos pipa. Ponemos nuestra música preferida y empezamos a bailar y cantar. Atraeremos la atención de nuestro perro que enseguida vendrá y empezará a moverse con nosotros. Entonces, dejamos de movernos y le premiaremos cuando se pare también. Y otra vez a bailar! Es una forma divertida de trabajar obediencia. Podemos complicarlo un poco utilizando una silla y sentándonos en ella cuando paramos de bailar.

Alicia Peñasco

Educadora canina