16 de marzo de 2015

FAUNA URBANA: PALOMAS

Pese a que nuestras ciudades están pensadas únicamente para los humanos y por mucho que mediante distintas legislaciones intentemos mantenerlo todo bajo el control de una única especie, la nuestra, es innegable que pese a todo, la naturaleza avanza entre nuestras filas, se adapta y se hace más fuerte. Las palomas, las ratas, o los insectos dan fe de ello. Anualmente los ayuntamientos de nuestras ciudades dedican una importante partida presupuestaria a paliar los efectos que esta “fauna” produce en el entorno urbano, pero pocas veces nos hemos detenido a intentar entender el proceso para contrarrestar sus efectos. 

  
Os pongo un ejemplo, hace unos meses leí en el periódico que en este pueblo mío en el que vivo y al que adoro, aunque como todo en esta vida a veces deje mucho que desear, se planteó un plan de control para la excesiva población de palomas. Este mecanismo básicamente consistía en la caza indiscriminada de estas aves, por medio de jaulas y/o aves rapaces. La verdad es que cuando no te has parado a pensar en esta problemática, la medida puede parecerte bien o mal, pero no te cuestionas su funcionamiento sino más bien su ética. Y esto es básicamente lo que me ocurrió a mí. Unos días más tarde apareció una nueva referencia en prensa a este problema. Esta vez, la ONG Anadel (Asociación Nacional Animales con Derechos y Libertad) alzaba la voz contra esta medida. Sus argumentos me parecieron de peso, aunque en un principio puedan sonar rocambolescos: 
 
El planteamiento de ANADEL, es el uso de comederos de pienso con propiedades anticonceptivas. El razonamiento me parece lógico: la población de palomas es proporcional al alimento que encuentren en un determinado lugar, así pues a mayor alimento disponible, mayor capacidad reproductiva y densidad de población. Eliminar un número X de individuos solo serviría de este modo para parchear el problema, puesto que en los próximos años la población de aves se multiplicaría. A esto, habría  que añadir otro problema: con las palomas y otras aves de nuestro entorno, la eliminación de un grupo, solo sirve para “dejar libre” ese territorio, que vuelve a ser ocupado por el siguiente grupo, y así hasta el infinito…
Dejando al margen el problema ético, si es que se puede, ¿no os parece que la solución planteada por ANADEL, ayuda a atacar el problema de raíz, en lugar de parchearlo? A esta conclusión solo puede llegarse si se conoce no solo la problemática y sus consecuencias, como ocurre la mayor parte de las veces, sino también la raíz. No puede atajarse una situación si no se conoce a fondo, y entonces me pregunté, ¿qué sabemos en realidad de la fauna urbana que nos rodea? Conviven con nosotros en una parte de nuestra realidad que no suele ser visible a nuestros ojos, y solo saltan a los medios de comunicación cuando son un problema para nuestros conciudadanos. La poca atención que le prestamos a los seres que conviven en nuestro mismo entorno, y su desconocimiento nos impide plantear soluciones realistas ante los problemas de convivencia que surgen entre nosotros. Echo en falta campañas educativas acerca de los seres que conviven en nuestro hábitat, pero no solo desde el punto de vista “proteccionista”, educativo, o científico, sino también económico, higiénico e incluso de “seguridad”. Tener una manada de jabalíes campando por el centro urbano, no es una buena noticia para los transeúntes, aunque tampoco me gustaría verlos abatidos como en una cacería. Creo sobre todo que es un tema de equilibrio. Nuestros ecosistemas no son más que pequeños equilibristas obligados a caminar en la cuerda floja en la que es necesario que todo se mantenga en las mismas proporciones. Por eso me ha gustado la iniciativa de la Asociación Hombre y Territorio: 

http://hombreyterritorio.org/fauna-urbana.html 

que plantea la observación y reconocimiento de la fauna urbana. 
Os dejo también los links a las noticias sobre el control de palomas a los que he hecho referencia en este post:

Seguiremos ahondando en este desconocido y controvertido tema de convivencia entre especies. 
¡Buena Semana!





www.amigosdelperro.org