Buscar este blog

24 de agosto de 2015

¡ROMÁN!: ¡BUEN VIAJE!

Qué gran sorpresa compañero. Menos mal que la vida, se acuerda de ti y por fin te da un respiro. A veces, lo bueno se hace esperar, y hoy por fin ha llegado tu momento. 

La verdad es que como tengo alma de pesimista crónica, siempre tengo miedo de que la suerte se me agote, y que el próximo de vosotros, mi ahijado, sea el último de la fila. 


Le tengo pánico a ese momento y a veces me agarrota. Lo pensé con Oni, la verdad. Con Roland, había perdido la esperanza, y contigo, aunque me negaba a aceptarlo, temía tener que verte marchitar. 

Gracias a dios nunca acierto, y mis queridos rotos, siempre encuentran su ansiado descosido. 


Te voy a echar de menos querido. Voy a añorar tus tirones y tus nervios, tu empeño en perseguir un rastro y tu ansiedad por saludar a todas las perras (con A) que nos cruzamos por el camino. Pero por encima de todo voy a evocar tus ojazos marrones clavados en los míos cada vez que intentabas comunicarme algo: quiero irme, tengo miedo, quién es ese señor y qué quiere de mí… En cierto modo me entristece pensar que no te me vas a subir de nuevo al regazo, cuando esté en Sama tomándome un café. Es una tristeza egoísta y mínima, claro. Me alegra mucho más saber que por fin vas a pasarte la vida libre, que podrás correr y jugar, que tendrás una casa entera y verdadera para ti. 


Y la verdad, me gustaría poder verte, por un agujero en la pared, cuando caigas en la cuenta de que no tienes que volver al box. Que vas a tener por siempre la vida para la que todo perro ha nacido. Tuvieron que pasar 9 años, pero el desenlace merece la pena. 

Este era tu año, Román, como habíamos vaticinado. Y me hace muy feliz saber que tú de una vez por todas, vas a poder serlo. 


Buena suerte amigo, cuidaremos de tus compañeros de box. He perdido un ahijado, pero habré ganado otro. 

Hasta siempre querido, cuídate mucho. Tú no nos recordarás de aquí a un par de meses, pero nosotros siempre tendremos presente al chuchillo medianero que nos tiraba continuamente el café al intentar subírsenos al cuello aunque hubiese una mesa de por medio :)

Te queremos chico, pero ni la mitad de lo que, estoy segura, va a quererte tu nueva familia.
¡Buen viaje Román! ¡Sé feliz!


P.D. Nanda, Paco, Kika, Muki, Oni, Roland… Sale Román con el dorsal 7, entra Roy con el 8. ¿Nos ayudas a que el 8 sea su número? ¡Bienvenido a bordo Roy!