Buscar este blog

9 de septiembre de 2015

ALTERNATIVA A LAS CHUCHES

Un extra de vez en cuando se agradece, y si es circunstancial, las chuches industriales (galletas, palitos, etc.) sirven perfectamente para la ocasión. Hay miles de opciones posibles en cuanto a sabores, colores, texturas y tamaños.

Pero si se trata de un premio sobre una base regular (por ejemplo, durante el adiestramiento del cachorro), pueden ser un riesgo para el bienestar de nuestro perro. Si come muchas chuches, engordará, que por lo general, no es bueno; si compensamos las calorías de las chuches dándole menos comida, mantendrá el peso pero estará peor alimentado. Vamos, igualito que nosotros.

Y como encontrar un equilibrio puede ser complicado en circunstancias en que necesitamos disponer de premios para darle, conviene buscar una alternativa a las chuches habituales y premiarle con algo que le guste muchísimo y que también sea nutritivo, así podremos darle menos comida de lo habitual, sin que se resienta su salud.

Cada perro es un mundo, así que su gusto particular será determinante para elegir nuestra "chuche sustituta". Algunos serán felices con salchichas tipo frankfurt o viena cortadas en rodajitas finas (¿has probado con las que vienen rellenas de queso? ¡manjar de dioses!), otros se conformarán con bolitas de pienso, mejor si para este caso utilizas uno de un sabor diferente al que le das normalmente para comer, y para otros, habrá que usar artillería pesada, como por ejemplo hígado hecho a la plancha y cortado en trocitos. Si optas por esta segunda opción, ten en cuenta que puede ser bastante pesado de digerir, y que tiene que estar bien pasado, pero no tostado.

Otra buena opción es el queso, en cualquiera de sus variedades; en general a los perros les gusta el queso, y el tuyo seguramente se inclinará por algún tipo determinado: queso crema en porciones, queso curado, etc. También pueden servir trocitos de carne o pollo a la plancha. ¡Échale imaginación!

Ten siempre en cuenta que se trata de darle un premio, no de cebarle, y considera su tamaño para determinar las porciones que puede comer. No es lo mismo un pastor alemán, capaz de comerse un paquete entero de salchichas sin despeinarse, que un chihuahua, que con una loncha de queso tiene para dos días ;)