7 de septiembre de 2015

CON LA LÓGICA DE UN NIÑO

Hace un par de meses, cuando estaba en marcha el I Concurso de Dibujo Infantil de Amigos del Perro, como muchos otros voluntarios y trabajadores, comencé a  dar publicidad a la iniciativa entre los niños (y padres) de mi entorno. Así que para invitarles a participar, les pedí me hiciesen llegar sus obras de arte de temática animal.

Hasta aquí todo normal, pero a partir de ese momento mi inexperiencia en el tema infantil hizo que me sorprendieran de la forma más grata posible.

Os cuento: Desde mi perspectiva de adulto al explicarles a los niños en qué consistía el concurso, me limité a explicarles que se trataba de un concurso de dibujo sobre animales y he aquí la clave de la cuestión: En algún momento de mi torpe explicación no fui capaz de decirles que debían dibujar un perro o un gato, sino que me limité a generalizar utilizando el término “animal”.

Ese fue el pistoletazo de salida para el bombardeo de trabajos infantiles que me hicieron llegar y que yo recibía alborozada pensando en el éxito de la convocatoria. No había reparado en como mi ignorancia iba a influir en el desarrollo del concurso.

Los niños, empezaron a inundarme con retratos de todo tipo de cuadrúpedos, aves, peces e incluso algún reptil, pero ningún perro… El primero que recibí fue una familia de gallináceos pintados con todo detalle, pensé:- Bueno, al fin y al cabo se trata de una familia y en el título especificamos “perros gatos y demás familia”.- Creí que sería anecdótico. Craso error.

PAULA, 7 AÑOS

Los siguientes que recibí fueron un pollito y una cuadra con sus caballos y su gochín… Me los dedicaron con todo su cariño los hijos de una compañera de trabajo y amiga. Ya un poco ojiplática, me justificaba diciendo:- Bueno, es lógico, son los animales de su entorno ya que viven en una zona rural, rodeados de animales de granja…

AMAIA, 4 AÑOS

ILLAN, 6 AÑOS


Pasaron los días y continué recibiendo dibujos. Le llegó el turno a un hámster (¡bien por fin uno doméstico!), pero vino acompañado de una cigüeña, una jirafa e incluso ¡una lagartija! Yo no daba crédito pero los recibía agradecida de su esfuerzo. Entonces llegaron los elefantes… Dos para más datos y de dos niñas que no se conocían ni se habían puesto de acuerdo para enviárnoslos. Una de ellas tenía delito, pues era mi propia sobrina, a quien lo confieso, así como el que no quiere la cosa, le había pedido específicamente que nos dibujase a alguno de los perros de la familia… Ni por esas…

GUADALUPE, 11 AÑOS

CARLOS, 7 AÑOS


CLAUDIA, 7 AÑOS

CARLOS, 7 AÑOS


PAULA, 7 AÑOS

Solo fuimos capaces de influir en el último dibujo que me enviaron, cuando ya desesperada por no recibir gatos o perros, entre la madre y yo, coaccionamos a la artista para que a calzador introdujese un perro en el magnífico retrato de caballos que nos había hecho llegar…

IRATXE, 12 AÑOS

No lo entendía. Revisaba una y otra vez los distintos animales y no le daba crédito a la situación, ¡ni un perro!, ni uno solo y eso que muchos de ellos conviven en sus casas con ellos, ¿cómo podía ser? Tras muchos rompederos de cabeza, me dirigí a la fuente de mi incertidumbre y pillando por banda a una de los autores, a bocajarro le pregunté por qué no había dibujado a su propio perro. -¿A Epi?- Me contestó la interesada mirándome con los ojos muy abiertos- Epi no es un animal, Epi ¡es mi perro!- yo aún aturdida por la falta de práctica en el mundo de los infantes, intenté replicarle: - pero un perro es un animal… - así que mi interlocutora, recabando toda la paciencia que era capaz, como si tuviese que explicárselo a alguien que no es capaz de comprender los conceptos más elementales, me contestó: - Epi no es un perro, Epi es Epi… Es como nosotros pero con más pelo, ¿lo entiendes?

Magnífico, ¿no creéis?, no dibujaba a su propio perro, porque le parecía degradarlo. Epi es un miembro de su propia familia.

Qué grande la lógica infantil, Ojalá no la pierda por el camino :)

Gracias a todos esos pacientes padres y concienzudos niños que nos hicieron llegar sus creaciones artísticas durante todo el tiempo que duró el concurso.


Un abrazo,