Buscar este blog

18 de marzo de 2016

Y AHORA, ¿QUÉ HACEMOS?

En estos últimos días han llegado al albergue de Langreo veintitantos perros. 

Perros tirados a contenedores, perros encontrados en la calle, perros recogidos en el campo, un perro atado a la reja del albergue, junto a la carretera, donde habría pasado toda la noche de no haber parado una conductora que lo vio allí, y tuvo suficiente corazón como para recogerlo y llevárselo a casa hasta el día siguiente.

No vamos a decir lo que tuvo el que lo dejó atado, sin pensar en que pudieran atropellarlo, que algún animal salvaje lo hubiera atacado (en nuestros montes hay jabalís, en efecto), o que el frío hubiese acabado con él durante esa noche en que la helada nos regaló temperaturas bajo cero.

Tampoco vamos a mencionar a quien tiró al contenedor a los seis cachorros que estamos alimentando a biberón. 

Pero sí vamos a hablar del problema que supone atender a tantos perros.

No tenemos espacio suficiente, necesitamos casas de acogida, especialmente para los más mayores, que no resisten bien el frío y la humedad.

No tenemos dinero suficiente, necesitamos donativos, dinero, pienso, lo que sea, todos tienen que comer todos los días, y hay que vacunarlos, desparasitarlos, etc.

No tenemos tiempo suficiente, necesitamos difusión para que los perros puedan encontrar un hogar, cuanta más gente los vea más posibilidades tendrán, y no podemos hacerlo solos.

¡Necesitamos ayuda!

Lo que sí tenemos es amor por los animales, dedicación a su bienestar, ánimos para enfrentarnos cada día al mismo problema repetido, y fuerza para seguir luchando por ellos. 

Si quieres ayudarnos, hay mil maneras, y todas están en nuestra página web. Pincha aquí para verlas.

Muchas gracias.

CUATRO DE LOS SEIS CACHORROS TIRADOS A UN CONTENEDOR EN LANGREO