Buscar este blog

15 de abril de 2016

TROY Y EL JAMÓN



Hace un par de días me encontré con mi vecina Kiara, y su humana le comentaba a la mía que le hace mucha gracia que Kiara mastique una pipa pelada minúscula con todo su afán, y sin embargo trague las lonchas de jamón York enteras y sin respirar.

En realidad, es un comportamiento bastante extendido, y tiene una explicación: se trata de una modificación de las características de la especie para adaptarse al medio y a las nuevas circunstancias. O sea, la evolución por adaptación y selección natural, que se manifiesta de muy diversas maneras.

En este caso la especie canina ha desarrollado la capacidad de engullir con medio lengüetazo una loncha de jamón de York o símil, sin parpadear, sin masticar y sin perder tiempo, no sea que la siguiente loncha te pille con la boca ocupada y pierdas una oportunidad (¡y una loncha de jamón!). Esta habilidad para zampar jamón es independiente del tamaño de la loncha, y del tamaño del perro, y por supuesto, es extrapolable al fiambre de pavo o de pollo.

Es también muy conocida la modificación adaptativa consistente en la conexión entre el encéfalo canino y la luz de la nevera,  pero hay otros cambios importantes, como la reacción inmediata al ruido del plástico de uso alimentario, que incluye la diferenciación automática entre diversos tipos de plástico: puedes abrir quince paquetes de papel higiénico sin que se me mueva ni un pelo de la oreja, pero con solo poner un dedo en el plástico del jamón de York me materializaré entre tus pies, mucho antes de que abras el envase.