14 de abril de 2016

UNA CASA LLENA DE PELOS

Todos los que tenemos animales en nuestro hogar, tenemos pelos en nuestros muebles, nuestra ropa, etc. y a algunos no les gusta tener (a veces por temporadas, como puede ser la época de la muda canina) tantos pelos. Lo que no significa que los queramos menos, solo que hay personas que son más escrupulosas que otras a la hora de revisar la limpieza o el estado de su indumentaria.

Los animales que viven en nuestro hogar, compartiendo nuestras cosas, no tienen las mudas habituales que se dan en aquellos que viven en el exterior, que suelen tener dos mudas abundantes coincidiendo con el otoño y la primavera, incluso hay hembras que mudan el pelo después de tener el celo.

Sin embargo, como comentábamos, los que viven en nuestro hogar no están sujetos a las variaciones térmicas tan extremas como nos da la naturaleza, y la muda, es más una pérdida de pelo constante, aunque no abundante como en el caso de la muda, y se produce durante todo el año.



Una vez aquí, la pregunta es… y ¿¿qué hago para quitar los pelos??

Lo primero y más obvio, cuanto más cepilles a tu perro, o gato, más fácil será que sus pelos no invadan los muebles ni la ropa. Además el cepillado tiene varias ventajas añadidas: mantiene el manto en buenas condiciones, contribuye a la salud de la piel, y refuerza vuestros lazos, siempre que hayas sabido hacerlo y acostumbrarlo, de manera que lo entienda como un juego o como un momento de relax (ya hablamos hace unos cuantos meses de las sesiones con cachorros, pues sería lo mismo, una sesión de peluquería en casa con masaje incluido).

El cepillado debe hacerse con los elementos adecuados dependiendo del tipo de pelo, lo mejor es consultar con una tienda especializada, o con la peluquería a la que llevas a tu perro, ya que existen montones de tipos de guantes, de cepillos, de púas, de cerdas, cortanudos, cardas... y un largo etcétera. Así que, mejor hablar con un profesional para no hacer un gasto inútil.

Ojo con los gatos, que son muy especiales para estas cosas, hay guantes muy suaves que ayudan a retirar el exceso de pelo, sin olvidar que ellos mismos se atusan y se comen el pelo que sobra, con lo que aquí además de ayudarles a que no coman tanto pelo, hay que complementar con malta o algún producto, incluso hay piensos que lo llevan, para que puedan deshacerse de las bolas de pelo que pasan a su organismo.

También existen unas aspiradoras para animales, pero hay que acostumbrarlos a ellas, no tenemos experiencia sobre el tema, por lo que os informamos de su existencia, dejando para un futuro próximo más datos sobre su utilidad, coste, modo de empleo, etc.

Independientemente del cepillado que atenúa el problema, la cuestión es que los pelos se desprenden del animal y flotan por la casa buscando donde adherirse, o sea en el primer sitio que encuentren para ello, o bien formando pelusas en los rincones, etc. 

Para solucionar este problema lo mejor es aspirar porque barriendo aún quedarían pelos en suspensión que volverían a nuestros muebles y tapicerías y a nuestra ropa.

Es cierto que se pueden utilizar cepillos especiales, similares a los que se usan en las peluquerías tanto caninas como humanas.

Y otro truco muy útil es utilizar una bayeta húmeda y pasarla por las tapicerías, ya que suele arrastrar todos los pelos adheridos, funcionando aún mejor cuando se impregna con un producto que atraiga a los pelos y los adhiera a la misma.

Una vez finalizado el tema de la casa, vamos a ver qué hacemos con nuestra ropa, lo más habitual y cómodo son los rodillos adhesivos, en caso de que no los tengamos a mano o se nos hayan acabado, podemos enrollar en la mano o en los dedos una cinta adhesiva ancha como las de embalar y pasarla por la ropa. También es útil la bayeta húmeda de la que hablábamos en el párrafo anterior.

Para finalizar comentar que hay tejidos que repelen de forma natural los pelos, por ejemplo el raso, el cuero, etc. y otros que atraen como un imán los pelos por ejemplo la lana, y algunos tejidos sintéticos que generan electricidad estática.

Para finalizar solo recordar que si tienes un animal de compañía en tu hogar, el que deje pelos por toda la casa y por tu ropa no es nada grave, en comparación con todo el cariño y el amor, y la devoción que recibes del mismo… ¿qué son cuatro pelos en comparación con esas volteretas que da nuestro perro cuando llegamos a casa? ¿o ese ronroneo felino que tanto contribuye a bajar nuestros niveles de estrés?