13 de junio de 2016

TRADICIONES VERANIEGAS

Sé que el verano ya está aquí, porque fiel a su cita ha llegado El Barquillero… Como cada año, en cuanto el temporal arrecia y el sol asoma tímidamente entre las nubes y la contaminación atmosférica, Guillermo Manuel Pelayo Barquín (Pelayín), la cuarta generación de Barquilleros,  retoma su puesto en el Parque de Las Meanas.

Es un bonito preludio del verano sentir el olor a miel que lo impregna todo, y volver a tener su figura de referencia, sus barquillos recién hechos y la barquillera roja con su ruleta hoy más de adorno que de otra cosa. Esta tarde al verlo, pensé: inevitablemente ha vuelto el verano. Le pedí dos barquillos, tomar esta foto y subirla a este blog. Mientras me vende su exquisita mercancía, charramos un poco. Le apena que su oficio esté desapareciendo, que la tradición que lleva un siglo pasando de padres a hijos, pueda perderse. Podría haber relevo, me confiesa, pero la decisión de los hijos ha de ser libre. Saben elaborarlo, pero quien sabe lo que el futuro les deparará. Le sonrío, mientras pienso que a mí también me apenaría, la verdad, que un día pasado el tiempo, descubriese que ya no está. Pero ni él ni yo podemos evitarlo.

Hay tradiciones que por desgracia se pierden, y otras que lamentablemente perduran.

El verano está a punto de llegar, y nosotros, como todas las protectoras de España, estamos temblando al pensar en cuantos cachorros habrán crecido demasiado en los últimos meses desde Navidad… Cuantos perros y gatos habrán empezado a estorbar al hacer las maletas. Cuantos tendrán durante los días de asueto, el espaldarazo definitivo sobre la duda que planeaba sobre su lomo… Como cada año, las cunetas se llenarán de cientos de animales que de repente sobran en sus casas. Y esto, sí que deberíamos poder cambiarlo: 150.000  animales se abandonan anualmente en España. Se calcula una media de 400 al día, lo que supone prácticamente un “desahucio” cada 5 minutos… Seguimos siendo líderes europeos en maltrato y abandono animal… Otro bonito record para los marcadores de este país… Por favor: Ayúdanos a darle la vuelta a esta situación.

¿Quieres continuar las tradiciones veraniegas? Sestea, disfruta de la playa, vete a comer paella los domingos a casa de tu suegra, siéntate en una terraza a disfrutar de una cervecita, pero llévate al perro. ¿Quieres formar parte de una tradición de hace más de cien años? Date una vuelta por mi barrio, siéntate en el parque de las Meanas, pregúntale al barquillero por la historia de su oficio. Cómprale una galleta, y vuelve de repente, a tener 5 años. Déjate transportar por el sabor del recuerdo y mientras acaricias a tu perro, forma parte del cambio…

Ojalá el verano, solo traiga barquillos de miel…





Los mejores Barquillos del Mundo, podéis disfrutarlos en el Parque de las Meanas (Avilés), durante todo el verano. Gracias a Barquillos Pelayo, por cedernos su imagen como símbolo del verano J