BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

16 de julio de 2016

TROY RESPONDE: LAS CRÓNICAS DE ÍCARO

Hoy os traigo una reflexión de mi colega Ícaro, ya le conocéis, y si no, deberíais. Podéis llegar a su facebook pinchando aquí

Crónicas de Ícaro

Pssss, ....eh, amigos, ....lectores, ..pssss....aquíiiiiii.... sí, así como en secreto, que he cogido un libro de mi humana, uno que guarda desde pequeña y trata como a un incunable..."Platero y yo" se llama....Voy a poneros un texto de ese libro, que mi humana no sepa que se lo he cogido. Os hago mis cómplices...

"Hoy no se puede salir, Platero. Acabo de leer en la plazoleta de los Escribanos el bando del alcalde:
"Todo Can que transite por los andantes de esta noble ciudad de Moguer sin su correspondiente "Sálamo" o bozal, será pasado por las armas por los Agentes de mi Autoridad."
Eso quiere decir, Platero, que hay perros rabiosos en el pueblo."

Y ahora, amigos, lectores, que me leeis desde ordenadores y móviles, desde aparatos electrónicos que representan supuestamente el avance social y la modernidad; ahora, paraos un momento y pensad, ¿no seguimos casi como entonces, no solucionamos matando?

En un país donde convivimos con el anacronismo de la obligatoriedad o no de la vacuna de la rabia según comunidades, donde ha entrado rabia por no controlar las fronteras, donde se elige matar en vez de vacunar; donde el miedo llevó a un perro tan inocente como probablemente sano a la ejecución por nada; donde, perros aparte, las balas solucionan el malhacer humano con muchos animales de circos, parques y montes.

Paraos un momento y pensad. Decidid si la modernidad está en leerme en vuestro ordenador, o si debería estar en nuestras mentes, leyes y realidades.

Ojalá que lo único anticuado fueran esos "incunables" , esos libros que guardais de la infancia. Sobre todo si son tan bellos.

Un ladrido de emoción para Platero.

Ícaro Cronista




Nota: este artículo se publicó en Facebook, en Crónicas de Ícaro, el perro cronista, el día 15 de julio de 2016, y se reproduce íntegramente con autorización de su propietario.