Buscar este blog

15 de agosto de 2016

CINE DE VERANO: PERLA, La Película

¡Buenos días a todos! Es verano, y aunque internet y las series han ido destronando poco a poco al cine como proveedores de material audiovisual, lo cierto es que aún hay un pequeño reducto en el que el cine sigue ganando por goleada: el cine proyectado.

Esa sensación del veranito, con sus noches calurosas en las que no apetece dormir, el bullicio de la gente y lo que nos pide el cuerpo una terraza, solo puede ser coronada con el cine de verano. Coger la silla de casa, la plegable de la playa o el taburete de la cocina, acarrearla hasta el punto de encuentro, sentarte a verla rodeado de gente cada uno con su asiento desparejado, como reza el anuncio, no tiene precio. Llamadme sentimental, pero soy capaz de tragarme cualquier bodrio con tal de que sea al aire libre y proyectado en una pared… En verano, no quiero saber nada de Breaking Bad, The Wire o Juego de Tronos, las series son para el invierno. El verano es de las terrazas, la noche y los cines.

Mientras sigo esperando a que los Ayuntamientos de mis respectivos pueblos, el real y el adoptado, se dignen a confirmar en sus programas la inclusión de un par de sesiones de Cine de Verano, ahí le dejo a los correspondientes concejales de cultura una sugerencia de película a proyectar: Perla.




Perla es la historia de una perra mestiza a la que su familia original abandonó por las calles de Santiago de Chile. Sergio M. Castilla, el cineasta que firma la película, estaba siendo devorado por su propia crisis personal y profesional en el momento en el que su vida se cruzó con la de Perla y deciden adoptarse mutuamente.

No la he visto, pero me gustaría. Solamente la frase con la que se publicitaban la hace merecedora de estar en mi lista de deseos: “Quién Salvó a Quién”.




Podéis echarle un ojo a la historia de Perla y a la película aquí:


Y recordad, si vosotros también queréis ser salvados por un perro, tenemos unos cuantos candidatos listos para ser vuestros ángeles de la guarda.