BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

1 de agosto de 2016

VETERINARIOS DE AVANZADILLA II

La semana pasada hablábamos de aquellas pequeñas cosas que los dueños podemos hacer para detectar enfermedades tempranamente en nuestros animales, pero además de las evidencias físicas, hay otro tipo de alteraciones en el comportamiento de nuestros compañeros animales que serán de gran utilidad para completar el diagnóstico del veterinario:

Indicadores:

-          Cambios en el movimiento o una postura muy rígida: al caminar o realizar movimientos como echarse, levantarse, saltar o correr, patas que no se apoyan, posturas difíciles o contracturadas… cualquier alteración puede estar escondiendo un dolor e indicar que algo no es correcto
-          Nivel de energía: Un animal más apático de lo normal, solo podrá detectarlo su dueño, y es una sintomatología de que no se siente bien
-          Falta de apetito: si no se muestra interesado en la comida, aún cuando lo que se ofrece es un bocado que suele volverle loco, podemos estar ante un animal al que le ocurre algo…
-          Exceso de hidratación, un animal que bebe con más frecuencia de lo acostumbrado sin que haya una causa externa que lo justifique puede ser un animal enfermo
-          Ojos enrojecidos y pupilas exageradamente contraídas o dilatadas tampoco son un buen síntoma
-          Asearse de forma obsesiva una parte del cuerpo, los animales tienden a lamerse o asearse las heridas por lo que aún incluso cuando éstas no sean externas tenderán a lavar la parte aquejada por el dolor.
-          Falta de aseo, en el caso de los gatos, es un síntoma de apatía importante, por lo que es preciso tenerlo en cuenta a la hora de observar su comportamiento
-          Respiración agitada, fatiga, ahogo son otros aspectos que pueden indicar que algo no va bien
-          Agresividad: un animal dolorido puede volverse agresivo si prevé que la mano que va a tocarlo va a producirle dolor
-          Esconderse, y rehuir el contacto en animales sociables sin que ruidos o presencia de extraños lo hayan asustado




Todas estas señales pueden indicarnos que algo le ocurre a nuestro compañero, y las anotaciones que presentes ante el veterinario pueden ser claves para su tratamiento y evolución, por lo que no escatimes en detalles cuando lo visites. Eso sí, recuerda que aunque la experiencia y la convivencia continua te ayuden a identificar síntomas y enfermedades comunes, no somos médicos ni veterinarios por lo que es mejor dejar la salud de nuestros seres queridos, humanos o animales, en manos de profesionales J


Le hemos tomado la imagen “prestada” al Instituto del perro, concretamente la hemos cogido de aquí: http://institutoperro.com/2015/los-perros-pueden-tener-dolor-de-cabeza/