Buscar este blog

5 de septiembre de 2016

ENEMIGOS ÍNTIMOS

¿Os acordáis de Camarón, el gatín antes conocido como Teresina? Bueno, pues nuestro último superviviente progresa adecuadamente y como el encantador de serpientes que todo gato lleva dentro, consigue que todo el mundo caiga rendido a su paso, incluidos sus supuestos “enemigos” naturales.

Aquí tenéis la prueba gráfica y audiovisual de cómo la amistad es capaz de derribar fronteras: Camarón y su compañero canino, como dos grandes enemigos íntimos.




video


La convivencia entre gatos y perros es posible, máxime si comienzan la vida juntos desde cachorros. Aunque ya hemos hablado largo y tendido de este tema, nunca está de más recordar los puntos principales de estas uniones interespecies:
-     
  •      Se recomienda que el sexo de los animales sea distinto, para limitar los ataques de territorialidad.
  •          Si uno de los dos ya tenía su domicilio fijo en el hogar, la introducción del nuevo miembro de la familia debe hacerse de forma paulatina y pausada. Asignarle a cada uno su espacio, en habitaciones separadas hará que vayan acostumbrándose a la idea poco a poco.
  •          Cuando los animales se junten es importante evitar los celos y nunca portar a uno de los dos en cuello para evitar jerarquizarlos.


Pero lo principal, si ya tienes un perro o un gato y quieres introducir un nuevo miembro a tu manada es que tengas presente en todo momento cómo es el animal con el que ya convives ¿es dócil?, ¿es territorial? y el que vas a introducir: ¿qué tipo de carácter tiene? ¿es compatible?

Responde a estas cuestiones con sinceridad y tendrás la clave para saber si tus compañeros canino y felino, serán unos buenos “enemigos íntimos”.



www.amigosdelperro.org