BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

14 de noviembre de 2016

PERROS, MODAS Y TENDENCIAS II: ¿DE DÓNDE SALEN LAS MODAS?

La semana pasada sacamos a colación la última campaña de la Fundación Affinity No son una moda, y hoy nos ha parecido buena idea seguir ahondando en el tema, porque, ¿de dónde parten las modas caninas? Y especifico caninas, porque aunque estoy segura de que aunque esta tendencia también afecta a los gatos, lo hace en menor medida, dado que al ser animales que permanecen en el universo casero, no se ven tan influenciados por la pasarela de la calle…

Seguro que más de una vez os habéis preguntado cómo puede ser posible que de repente todos los perros que aparecen por el parque de debajo de tu casa tengan el mismo aspecto. Yo la verdad es que sí. Me pasó con los Golden Retriever, con los Bulldog franceses, los Carlinos y últimamente me ocurre con los Border Collie, que así desde la ignorancia, os confesaré que tardé en darme cuenta de que eran una raza, ya que al principio me parecían un mestizo exquisito…




Estoy segura de que muchos propietarios ni siquiera son conscientes de que el animal que tienen está de moda, creo que al igual que ocurre con los nombres de los niños, (que todo padre los selecciona porque le gusta y está poco visto, hasta que al empezar el niño al colegio se da cuenta de que comparte clase con 3 o 4 tocayos) a base de familiarizarte con una raza concreta se va dibujando tu preferencia en la misma línea que la de tus vecinos, pero lo cierto es que hay razas que se ponen de moda y punto. Y la pregunta es, pero ¿de dónde salen estas tendencias? pues parece ser que nuestras principales influencias son el cine y la televisión.




En los años 70 Lassie hizo que los Collies llenasen las calles de las ciudades, al igual que los años 90 películas como Colmillo Blanco, Ciento un Dálmatas o Beethoven popularizaron los Huskies, los Dálmatas y los San Bernardos. Seguro que también recordáis hace unos años, la utilización de los bulldog franceses y carlinos en varios spot televisivos, si hacéis un cálculo del año de los anuncios y la edad de los Carlinos y Frenchies que conocéis, seguro que si no coinciden son bastante cercanas en el tiempo...




Hay otro tipo de influencias, como las que suponen las celebridades. Que tal o cual actor tenga un determinado perro, hace que esa raza se visualice y popularice. Es el caso de los chihuahuas que se generalizaron gracias a famosos como Paris Hilton, Britney Spears, Mickey Rourke, Demi Moore o Adrián Brody, por eso es tan importante que estas figuras divulguen también la adopción.



Que personajes como Sandra Bullock, Gisele Budchen, Pamela Anderson, Drew Barrymore, Matthew McConaughey o Charlize Theron den visibilidad a sus perros adoptados es un gran triunfo para todas las protectoras por la legión de seguidores que arrastran. En el panorama patrio, uno de nuestros grandes abanderados es Jorge Javier Vázquez. El presentador es un enamorado de los galgos y de su causa y no duda en hacer apología de la adopción desde cualquiera de sus televisivos púlpitos, que no son pocos. No es el único, el actor y cómico Dani Rovira no le va a la saga en su compromiso con la adopción. Coordina un espacio específico destinado a la adopción dentro del programa de televisión El Hormiguero, que se emite en horario de máxima audiencia. En este espacio protectoras de toda España, pueden presentar algunos de sus más especiales residentes. Cualquier entidad de protección animal sabe, que financiar dos minutos de publicidad en prime time no es compatible con sus recursos económicos, por lo que la difusión que El Hormiguero da de los animales que en ellos se muestran, es sencillamente impagable.




No son los únicos, cada día más famosos se hacen abanderados de la concienciación animal. Son buenas noticias para todos. Dar normalidad y divulgar la adopción responsable de perros y gatos es una necesidad y un gran trabajo. Que los personajes públicos decidan hacerse imagen de la adopción es una publicidad que ninguna protectora o asociación podría permitirse sufragar, me quito el sombrero por su generosidad y sigo cruzando los dedos para que la próxima tendencia animal sea la de tener un perro/gato adoptado J