BUSCAR EN «HABLANDO CLARO»

Cargando...

7 de noviembre de 2016

PERROS, MODAS Y TENDENCIAS

Hace un par de semanas, en el blog de Melisa Tuya en 20 minutos visualicé por primera vez la nueva campaña, que la Fundación Affinity publicó con motivo del Día de los Animales. Se titula No son una moda, y a través de la misma se pretende concienciar acerca de la ligereza con la que con la que a menudo adquirimos una mascota. Elegir al perro o gato con el que vas a compartir vida y espacio por su aspecto en lugar de por su carácter y o necesidades, no deja de ser un error o incluso una frivolidad, ya que seguimos los mismos criterios estéticos para su elección que si se tratase de unos zapatos o chaqueta, es decir, los cosificamos y tratamos como una tendencia más de quita y pon.

Antes de que alguno se rasgue las vestiduras, vaya por delante que todos nos guiamos en un principio por criterios estéticos. Yo la primera que tengo preferencias, como todos, aunque a base de dejar que otros decidan mis ahijados por mí, (estoy hablando de ti Silvia... J) he conseguido que mis prejuicios animales se suavicen, sirva como muestra un botón: he de reconocer que hace años no les tenía yo mucha estima a los bóxer (manías personales por experiencias también personales) y me disgustaban especialmente los animales atigrados, bueno, pues en esas estaba yo hasta que un día llegando al albergue me sacaron al que sería mi siguiente ahijado y cuando se abrió la puerta del box, vi aparecer un enorme cachorro atigrado en la que se identificaba perfectamente una ascendencia de bóxer… se llamaba Paco, me enamoré tan profundamente de él, que desde entonces los atigrados son mis preferidos y me guardo muy mucho de escupir para arriba, para que no me vuelva a caer en los morros…




Volviendo al reclamo de Purina, no querría tampoco que se diesen por aludidos los dueños de una raza concreta, puesto que tener un perro de raza y no un chucho chusquero, no significa necesariamente que se haya adquirido por frivolidad. En muchos casos se trata de una elección meditada ya que se buscan en una determinada raza, unas características específicas.




Lo que se intenta señalar desde Affinity es que mientras un porcentaje de los abandonos siga basándose en el carácter del animal, puede que sea un error fundamentar la elección de un nuevo compañero únicamente en valores estéticos. Al igual que ocurre con las relaciones humanas, la relación con un animal, no debería sustentarse únicamente en el físico, sino que deberían ser fruto de una decisión más concienciada, pensad que si acogéis un perro desde cachorro pasará de media con vosotros unos 12 años… Hay matrimonios que no duran tanto… ¿escogerías a tu pareja porque te combina con el último bolso que has comprado o porque hace juego con la nueva tapicería del coche? ¿Verdad que no? ¿Basas tus relaciones de amistad en un criterio estético?, ¿seleccionas a tus amigos únicamente entre aquellos que hacen juego contigo? Estoy segura de que no es así, Affinity intenta poner estas situaciones de manifiesto y hacer que dejemos de escoger a nuestras mascotas, únicamente por su físico.




Tenéis la campaña completa aquí:


Os invito a visitarla si no lo habéis hecho ya porque verdaderamente dan en el clavo.