Buscar este blog

25 de enero de 2017

KAWAII POWER

Nos gustan las fotos de gatitos. Y de perritos. Y de crías de erizo, hurón, o lo que sea… los bebés animales son preciosos, ¿verdad? Pues además de ser un placer, ver fotos de cachorritos puede mejorar tu concentración. O eso dice un estudio japonés.





Investigadores de la Universidad de Hiroshima publicaron un informe titulado “The power of Kawaii”, “el poder de lo lindo”, que muestra un aumento en los niveles de concentración tras observar imágenes de cachorros de perro o de gato.

Usaremos lindo como traducción más aproximada de kawaii, en inglés cute, aunque podríamos haber usado cuki ;)

Según el resumen de The Wall Street Journal, en el estudio participaron 132 estudiantes universitarios, divididos en grupos y subgrupos.

Al primer grupo se le asignó como tarea una versión del juego “Operación”, que consiste en coger objetos pequeños de un agujero sin tocar los lados; al segundo grupo se le encargó que buscara un número dado de una secuencia aleatoria de números dentro de un cierto límite de tiempo.

Ambos grupos realizaron las tareas asignadas dos veces, una antes y otra después de un descanso en el que se les pidió que observaran determinadas imágenes, diciéndoles que se trataba de otro experimento. Los participantes se repartieron en subgrupos, a cada uno de los cuales se le mostró un tipo diferente de imágenes durante ese descanso: cachorros de perros y de gatos, perros y gatos adultos, y alimentos como carne, pasta y sushi.

Los resultados dejaron claro que, aunque todas las imágenes eran agradables, la concentración y eficacia en las tareas asignadas sólo aumentó tras la observación de cachorros de perro y de gato, que son obviamente kawaii (o sea, lindos, preciosos, cukis, monísimos).

Los participantes que vieron imágenes de cachorros de perros y gatos realizaron sus tareas mejor después del descanso que los que vieron imágenes de adultos. Las puntuaciones de rendimiento mejoraron en un 44% en el primer grupo y en un 16% en el segundo, en el que también aumentó la rapidez de selección de secuencias numéricas aleatorias en un 13%. No hubo cambios en los resultados de los participantes que observaron gatos y perros adultos o imágenes de alimentos.

"Este hallazgo sugiere que la visualización de imágenes kawaii hace que los participantes se concentren más, estén más atentos y realicen sus actividades con más cuidado y precisión. Demuestra que mejora el desempeño posterior en tareas que requieren una conducta precisa,  posiblemente reduciendo la amplitud del enfoque de la atención. Las imágenes kawaii no sólo nos hacen más felices, sino que también afectan a nuestro comportamiento. En el futuro podría usarse como una forma de provocar emociones para inducir tendencias de comportamiento preciso en situaciones específicas, como la conducción y el trabajo de oficina", según los investigadores, dirigidos por el psicólogo cognitivo Hiroshi Nittono.

En resumen, que ya tenemos excusa para pasar el rato viendo fotos de cachorritos monísimos y totalmente kawaii: no es para sonreír con ternura y disfrutar con sus caritas peludas, sino para mejorar nuestra concentración y eficacia en el trabajo ;)

 Kamparina 

Fuentes: