20 de febrero de 2017

MI NOMBRE ES MAX, MI DUEÑO FALLECIÓ SIN PODER DARME UN NUEVO HOGAR

Hace un par de meses, allá por octubre de 2016, una noticia conmovió el panorama asturiano: Josín, un artista mierense diagnosticado de una enfermedad terminal, llevaba a su perro Trasgu a los medios desesperado por encontrarle un nuevo dueño. El corazón de muchos asturianos se encogió ante la noticia, y fueron muchas las voces que se aunaron para ayudar al hombre a encontrarle un nuevo hogar a su perro. La crónica regional recogió la noticia y el desenlace y hoy Trasgu tiene la suerte de tener una nueva casa.

Por desgracia, no todas las historias tienen un final feliz…

Paralelamente en la otra cuenca, la de Langreo, nuestro querido Max, sufría pareja suerte pero distinto desenlace… El dueño de Max, combatió dos batallas al mismo tiempo, y para su desgracia salió perdedor en ambas… Tras ser diagnosticado de una enfermedad, intentó por todos los medios encontrarle una nueva casa a su compañero canino. No tuvo tiempo. Rendido y desesperado, accedió a llevar a Max a Pajomal, para que Amigos del Perro le encontrase un nuevo hogar. Al poco tiempo, fallecía irremediablemente sin haber visto su sueño cumplido. Y aquí sigue Max, sin comprender exactamente cómo ha acabado entre nosotros. Le ha costado hacerse a la idea de que no verá más a su dueño al que estaba muy unido, pero a nosotros se nos rompe el alma de pensar que pese a ser un perro fantástico sigue siendo invisible a la suerte.



Algo se me desgarra en las entrañas si pienso en el desasosiego del dueño de Max. No lo conocí, pero no me es difícil sentir su dolor, ponerme en su piel y percibir su angustia. Notar que tu tiempo se acaba y que muchas de tus cuentas pendientes no quedarán cerradas. Mirar a tu perro, ignorante de su destino y el suyo, y sentirlo como que le has fallado. Acercarte a la protectora y despedirte del animal que tan lealmente te ha servido, sin saber a ciencia cierta cuál será su suerte… ¿os lo imagináis? Yo no puedo hacerlo sin que algo dentro de mí haga crack… No puedo evitar ponerme en la situación, creer que en vez de Max, el perro que ahora espera en Pajomal se llama Nanda, y solo por ello, lanzo este escrito a la desesperada…



Me niego a pensar, que solo la prensa es capaz de hacer ese llamamiento.

Ayudadnos a difundir a Max, para que como Trasgu, encuentre a esa otra alma gemela que tiene que estar esperándolo en alguna parte.




Hacedlo por Max, por su dueño que lo intentó todo sin éxito, por vuestro perro si lo tenéis, y por todos aquellos infelices, que en algún momento puedan tener al destino en su contra.

Tenéis aquí la noticia de Trasgu:


Y aquí, dejamos un hueco en blanco, para publicar el final feliz que tanto Max como su dueño se merecen.

¡Gracias por Difundir!