19 de marzo de 2017

HEMOS MUERTO Y NO SOMOS LOS ÚNICOS, NI SEREMOS LOS ÚLTIMOS

El día 3 de febrero moría una gatina en la clínica Btastur de Lugones, era una gatina callejera sin más, buscándose la vida a diario, pero alguien, algún mal nacido, decidió que le molestaba y le disparó un balín que la reventó por dentro.


RESCATE DE HANS. FOTOGRAFÍA DE EL COMERCIO.


El 6 de marzo, ha vuelto a pasar, el perro de unos vecinos de Lugones apareció con una herida en un costado, en la clínica se constató que tenía un balín alojado en la zona abdominal, los intestinos destrozados y el pobre perrín falleció mientras intentaban salvarlo. 

RADIOGRAFÍA GATA


Ya son dos casos en Lugones, dos pobres animales que no hacían daño a nadie, uno de ellos porque no se notaba su presencia y otro porque tenía una familia que lo adoraba y que ahora llora su pérdida.

RADIOGRAFÍA PERRO LUGONES

UNO DE LOS PROYECTILES EXTRAÍDOS

A esto hay que añadir el caso de Hans, rescatado ayer en Gijón tras haber sido arrojado a un pozo para que muriera, pero no solo de hambre y sed, antes se dedicaron a hacer prácticas de tiro con el pobre Hans, tiene perdigones por todo su cuerpo, sólo en la cabeza ya hay más de diez, afectándole a un ojo, que va a perder, a la nariz, a la frente… basta ver las radiografías para hacerse una idea del escarnio que le hicieron.

RADIOGRAFÍA DE HANS

RADIOGRAFÍA DE HANS

¿Qué es lo que persiguen estos hijos de puta? ¿De verdad la sociedad está tan enferma que alojamos entre nosotros semejantes individuos? ¿De verdad que no somos capaces de identificarles?

HANS
Cada vez que pienso que quizás la persona que está a mi lado tomando alegremente un café o una cerveza puede estar celebrando que hoy ha disparado a un perro y le ha dado…. “¡Hostia! ¡Tengo una puntería de la leche! Porque el perro era pequeño y costó acertarle. ¡Tendríais que haber oído el chillido que pegó!”

“¡Joder! Qué bien lo pasamos el domingo, el perro no paraba pero todos le dimos alguna vez, ese no levanta cabeza. Además lo tiramos al pozo y que se pudra que allí nadie lo va a encontrar.”

Me horroriza compartir espacios con semejantes individuos que no puedo calificar de personas, porque no lo son, para ser persona se necesita unos mínimos y la gentuza de esta calaña no llega a esos mínimos.

¿Y qué pasa con las autoridades? ¿Quién es el responsable de entregar permisos de armas a semejantes individuos que emponzoñan nuestro entorno?

¿Es que nadie se da cuenta del peligro intrínseco que supone compartir espacios con semejantes seres? Imaginaros por un momento que cuando estaban disparando, quizás desde una ventana, a la pobre gata, hubiera pasado una persona, un niño…. Uno de los que estáis leyendo esto, y el balín en lugar de atravesar a la gata, resulta que por un azar os da en un ojo, o sin ser tan agorera, en un brazo…. ¿Qué pasaría entonces? ¿Entonces sí que habría testigos? ¿Sí que las autoridades investigarían? Y luego, ¿qué?

¿Volvemos a hacer esos test de cachondeo para obtener un permiso para llevar una escopeta de aire comprimido? ¿Dando permisos sin ton ni son porque la normativa o más bien la lasa interpretación de la misma así lo permite? O seguimos igual, pensando que… como a mí no me ha tocado… ¿a quién tiene que tocar para que se haga algo? ¿Tiene que morir un niño? ¿Tienen que herir a un alcalde? ¿A un ministro?

Esta sociedad está podrida si no es capaz de protegerse de semejantes individuos y luego nos extrañamos de la violencia generalizada, contra las mujeres, contra los niños, contra los ancianos, contra los débiles ¡o contra ti!

Estamos protegiendo y criando en nuestro seno a asesinos en potencia y nos da igual, miramos hacia otro lado y eso es una vergüenza. A todos nos debería dar vergüenza de permitir por acción u omisión que sucedan estas cosas.

Porque estoy segura de que el que anda a perdigonazos a los animales de Lugones tiene familia, amigos, conocidos, y me niego a pensar que ninguno de ellos es incapaz de ver lo que tiene enfrente. Es más, me temo que lo ven y bien claro, pero miran hacia otro lado, por cobardía, porque “no va conmigo”, porque “no quiero problemas con los vecinos”, aparte de la peña mononeuronal que encima lo felicitan, todos iguales. Todos listos para ser carne de cañón.

HAN MUERTO DOS SERES VIVOS EN LUGONES, Y OTRO EN GIJÓN CASI MUERE. ¡¡¡Y NO VA A PASAR NADA!!!

PD.- Con Hans os ha salido mal la jugada sinvergüenzas, Hans está mal pero va a vivir, tendrá que sufrir varias cirugías pero…. ¡¡¡VA A VIVIR!!! ¡¡¡OS JODÉIS CABRONES!!!