15 de mayo de 2017

28 DE MAYO, DÍA DEL PERRO SIN RAZA

Hace ya algunos años que el periódico 20 Minutos inició una campaña para que el día 28 de Mayo sea declarado el Día del Perro Sin Raza. Podéis pinchar aquí para leer y firmar el manifiesto:

No creo que a estas alturas de la película nadie necesite que le aclare qué es un perro sin raza, pero lo que quizás no sabéis es que si dejásemos a los mestizos cruzarse entre sí, estos tenderían a la homogeneización es decir, su resultado tras varias generaciones de camadas libres darían lugar a animales bastante similares, como si formasen parte de una misma y única raza. ¿Paradójico no?

El resultado de los cruces de mestizos, acabaría resultando un perro mediano de pelo corto y capa canela o negra en el que no destacaría ninguno de los rasgos que hacen característica a otra raza.


Kume, en adopción en Amigos del Perro: El perro sin raza por definición

El motivo está directamente enraizado con las teorías de la selección natural de Darwin: la naturaleza tiende a mantener las características que han ayudado a sobrevivir a un animal. En el caso de los perros, todos aquellos rasgos físicos que los humanos hemos perpetuado por motivos estéticos (morros excesivamente chatos, tamaños diminutos, o formas imposibles) desaparecerían, dando lugar a esos animales que popularmente conocemos como perro mestizo estándar.

Al igual que ocurre con su aspecto físico, el carácter y la inteligencia también se heredan. Es este legado genético el que ha perpetuado la idea de que los perros mestizos son más inteligentes que los de raza.

Los mestizos, no son más que los hijos bastardos de muchos perros callejeros o callejeantes, cuya reproducción no asistida, facilitaba la continuación del más fuerte y/o el más listo. Son los herederos legítimos de aquellos chuchos que aprendieron a base de error dónde había que dirigirse para conseguir comida o agua, y a qué lugar no debían acercarse si querían sobrevivir.

En los perros de raza, sin embargo, la primacía del componente estético por parte de los criadores profesionales, hace que en ocasiones, se procure la supervivencia de individuos que en situaciones naturales no habrían sobrevivido. Ojo: No estoy haciendo un llamamiento a la eugenesia ni pongo en cuestionamiento el criterio de la selección de los perros de cría, solo expongo el motivo por el que los chuchos sin ralea son tradicionalmente más fuertes e inteligentes que sus primos-hermanos con pedigrí.

Y esto hay, sean perfectos genética o estéticamente, nuestros perros son importantes para todos aquellos que convivimos con ellos, por lo que, ¿por qué no dedicarles un día de celebración?


Toda la información que he recogido en esta entrada, la he “tomado prestada” de varias publicaciones de Melisa Tuya en 20 Minutos, por lo que sí queréis contrastar fuentes, lo tenéis todo aquí: