Buscar este blog

28 de mayo de 2017

MESTIZOS A LA CARTA

Seguimos celebrando a nuestra manera, el Día del perro sin raza, 28 de Mayo.
Hoy vamos a hablar de las “razas” más comunes en los mestizos. Por curioso que resulte y pese a que suelen ser el fruto de varias mezclas, entre los mestizos se pueden distinguir varios cruces “estándar”.

Siempre hay animales tan originales y mezclados a los que para conocer su ascendencia directa habría que encargarles un mapa genético de esos que se anuncian por la tele, pero por lo habitual,  puede identificarse la influencia de una determinada raza.

En los perros pequeños la más común es la mezcla “apequinesada”: perros de tamaño similar al pequinés, pero sin tener tan marcadas las características de sus parientes con pedigrí: sus patas no son tan cortas, ni su hocico tan chato, y habitualmente tampoco tienen el pelo tan largo.

Si te gustan los pequineses, en Serín tenemos dos candidatas ideales a compartir piso contigo Vicenta y Doña Concha:

VICENTA

DOÑA CONCHA

Puedes venir a conocerlas cuando quieras.

También están los tipo, yorkshire o chihuahua. Estas razas la haberse generalizado en los hogares por su pequeño tamaño, convierten a sus cruces en otros habituales de los albergues debido a las camadas no deseadas.

Si estas razas son de tu gusto, no te preocupes, en Serín, Enro y Pepa también te están esperando:




Entre los medianos destacan los apastorados. Mezclas de distintas razas que nos recuerdan a un perro pastor, habitualmente alemán, que es lo que solemos entender los que no entendemos de razas, por perros pastores.

¿Te gustan los apastorados? No hay problema, aquí tienes a Victis, a Marla o a Milka.

VICTIS

MARLA

MILKA

En lo que se refiere a los mestizos de los perros de gran tamaño, siempre prevalecen los “amastinados”, cruces con algunas de las características de estos grandes guardianes, pero sin alcanzar su espectacular tamaño.

También tenemos amastinados entre nuestros tutelados: Max, Jiman o Vacu, son algunos de ellos.

MAX

JIMAN

VACU

Recuerda, te guste el tipo de perro que te guste, da igual que sea de caza, de presa o pastor. Grande, pequeño, joven o viejo, seguro que en la protectora más próxima a tu domicilio alguno de sus maravillosos cruces te estará esperando.


No les quites la oportunidad de hacerte feliz porque no tengan raza.