Buscar este blog

11 de junio de 2018

NO NOS GUSTAN LOS NIÑOS POR ESO CUIDAMOS ANIMALES…


Puff… Qué perezón me ha dado siempre entrar en este tema recurrente, pero tras años esquivándolo hoy voy a zambullirme de lleno en el lodazal a propósito de un artículo que he leído en Vertele sobre Cuarto Milenio.



Lo siento por él, porque sé que su comentario fue sin intención, y porque además está más que demostrado su compromiso con los animales, pero como una viene estando hasta el mismísimo moño de escuchar una y otra vez la comparación de los animales y los niiiiiiiiiiiños, hoy me voy a meterme en esta maravillosa polémica, y ya de paso darle un pequeño tirón de orejas al señor Íker Jiménez.
A ver contextualizo, leí en Vertele este artículo: http://vertele.eldiario.es/noticias/Cuarto-Milenio-iker-jimenez-carmen-porter-gatos-hijos-navedelmisterio_0_2016398344.html en el que se habla de cómo Carmen Porter e Íker Jiménez hicieron una presentación oficial de los dos cachorros de gato que nacieron en el plató de Cuarto Milenio y de los que se han hecho cargo. Suena bien ¿no? Yo también lo pensé hasta que vi la frase con la que el periodista finaliza el artículo:

"Estos chiquititos, a lo mejor, quién sabe, el misterio es así, sabían que iban a estar en buenas manos", concluyó el presentador, valorando positivamente la concienciación que notan en las redes sociales por el cuidado de los animales, lamentando que en ocasiones sea incluso superior a la de niños, y conectando con su primer misterio de la noche.

Concienciación animal superior a la sensibilidad por los niños… ¿Ein? ¿Cómo? ¿Mande? Un momento… Así que como lo primero de todo es contrastar fuentes, me dirigí a la página del programa en Cuatro. En la web, que tiene un enlace íntegro dedicado a los mininos, me enteré de muchas cosas:

Cómo habían buscado a la madre sin que apareciera; cómo Carmen e Íker (pareja en la vida real) habían decidido hacerse responsables de los mismos; cómo Carmen en uno de los vídeos explica que han decidido no llamar a una protectora porque sabe que están saturadas; cómo han involucrado a su hija en la crianza de los gatuchos para las tomas de biberones…

Todo iba de perlas, iba de ¡olé! !Chapeau! ¡Viva y bravo! hasta que puse el programa del domingo 27 de Mayo en el que muestran a los gatos y efectivamente el último párrafo que aparece en Vertele es literal y no una licencia poética del periodista: Íker Jiménez, finaliza la presentación diciendo que es una lástima que se haya avanzado en sensibilización animal cuando sigue habiendo niños necesitados (https://www.cuatro.com/cuarto-milenio/programas-completos_16057/16057/ minuto 2)…

Ostia Íker, ibas de fábula y vas y la jodes al final acuñando eso de que la concienciación animal está muy bien pero que es una pena que sea en detrimento de los niños… No Íker coño, no jodas, ¡eso no! ¡Qué película nos estás contando! A ver, que nosotros no nos hacemos cargo de los animales a costa de dejar de hacerles caso a los niños… Ostia que tú tienes hijos macho y no creo yo que el hecho de estar cuidando ahora de dos gatos les reste tu progenie ni un ápice de cariño o atenciones.

Sé que tú intención no era mala, que os habéis involucrado con la crianza de los felinos y que probablemente solo por eso no debería estar yo hoy escribiendo esto, pero ¿sabes qué ocurre?, que no nos haces ningún bien declarando que la concienciación animal tendría que dejarse a un lado hasta que todos los niños del mundo mundial tuviesen sus necesidades físicas y afectivas cubiertas.

No nos haces ningún bien porque eso es como decirnos que hasta que no se resuelva el hambre en el mundo no deberíamos alimentar a nuestros animales… Respetar a los seres vivos es una educación que todo niño debería recibir. Tomar conciencia de los derechos de los animales los hará más responsables y empáticos con las personas. Nuestro trabajo es compatible con el cuidado de la infancia.

Nosotros no nos hacemos cargo de los animales porque odiemos a los niños, sino porque mientras que las distintas administraciones se han ido concienciando de la necesidad de garantizar el respeto y bienestar de las personas, los animales han quedado fuera de los distintos marcos de convivencia trazados. Hacemos lo que la administración no quiere hacer, pero no a costa de quitarle a ningún humano, niño o adulto, la atención que requiere y se merece.

Los nuestros Íker, son objetivos compatibles, respetar y cuidar a los animales, no significa despreciar o degradar a las personas.

Por favor, no simplifiquéis el discurso a términos tan absurdos como ese: Niños bien, animales, sí pero… No mezcléis churras con merinas. Todos los seres dependientes, sean humanos o animales, merecen ser tratados con dignidad y consideración y cada uno de ellos tendrá unas entidades distintas encargadas de gestión, o ¿es que alguna vez le habéis dicho a las residencias geriátricas, que hacerse cargo de los ancianos está bien, pero que qué pasa con los niños?

Pues lo dicho, insistimos, querer y cuidar de un animal es compatible con querer y cuidar otras personas.

No nos rebajéis a nosotros ni a nuestra causa insinuando que cuidamos de los perros porque no nos gustan los niños.



P.D. Para seguir deshaciendo amigos con la facilidad que nos caracteriza nos hemos abierto una cuenta en Twitter: @Yeswecanandcat Estáis cordialmente invitados a participar J