Buscar este blog

11 de febrero de 2019

COMPRAR O NO COMPRAR, REALMENTE ¿ESA ES LA CUESTIÓN? (FINAL ROUND)



Pues aquí seguimos iniciando el año con este cursillo acelerado de adquisición responsable de animales. Hoy es la última entrega de esta entrevista que Vanessa M. Verdandi (@Ipathia_), accedió a contestarnos y queremos finalizarla con algunas reflexiones interesantes sobre la crianza, los criadores y los compradores de animales. Allá vamos:
YWC: Sabes que para muchos estáis en el punto de mira de muchas protectoras y voluntarios, pero tú: ¿Qué opinión tienes de los criadores? y ¿de los compradores?
V: De los que ejercen su labor cumpliendo escrupulosamente las reglas, una muy buena opinión. No entiendo el movimiento en contra de los animales de raza. No son el enemigo de las adopciones. Por desgracia, los peludos no nos duran eternamente, y a los que nos gustan los animales, acabamos teniendo varios de distintos orígenes. Adquirir un animal no debería ser motivo de crítica, cuando estás pagando por todo lo que implica detrás y que ya he mencionado (trato directo hogareño, sociabilización desde el minuto uno con personas y otros animales, garantías veterinarias y genéticas, la posibilidad de partir con ventaja sabiendo la base del carácter de la raza gracias al estándar…).
Tengo, en cambio, una muy mala opinión y queja de los compradores de animales irresponsables, cuyo único interés es ahorrarse dinero comprando el animal en fuentes de dudosa confianza y sin importarles si ese cachorrito es portador de alguna enfermedad congénita, si hay endogamia en sus líneas directas, o bajo qué condiciones se produjo el cruce (si es una hembra en su primer celo, algo que las asociaciones no suelen aceptar, o es mayor de cinco o seis años, dado que los riesgos del parto de multiplican, que tampoco dan por buena el alta de camada).
YWC: ¿Cuál es la barbaridad más grande que hayas visto en la compra-venta de perros según tu criterio profesional?
V: Vender animales enfermos, sin la menor duda. Porque engaños con la raza también he visto unos cuantos,  aprovecharse del remoto parecido de un cruce o mestizo con la raza a la que se supone que pertenece y sacarles así unos euros, pero eso al fin y al cabo queda en una estafa económica. Sin embargo, vender animalitos enfermos, con moquillo, parvovirus, malformaciones congénitas, con pleno conocimiento, porque no has invertido un duro en su atención temprana, pruebas y cuidados, me parece despreciable. Están vendiendo cadáveres, lo saben, y les importa un bledo. Me entran ganas de llorar de impotencia.
YWC: ¿Cuáles crees que son los errores más comunes de los vendedores?, Y ¿de los compradores?
V: En los vendedores, la falta de unión. Sería necesario una buena campaña de lavado de cara, de los auténticos criadores, que quieren y buscan el bienestar de sus animales con el mismo objetivo final que albergues y protes: la tenencia responsable. Pero observo una falta de implicación por parte de ellos, que parecen querer mantenerse al margen de polémicas, pese a que los junta-perros/gatos son legión y copan el 99% de los anuncios por palabras de cualquier web, prensa, y redes sociales. A veces, en esta vida, es necesario tomar partido.
El error más estrepitoso de los compradores es la falta de información. Siempre. Es maná y roza la experiencia milagrosa topar con los escasos futuros compradores que, cuando se ponen en contacto contigo por primera vez, te indican que llevan meses, o un año, estudiando razas, valorando características aptas para su estilo de vida, y que finalmente se han decantado por la que tú tienes por esto, aquello, y lo otro. Que quieren acompañarte a exposiciones, que se han hecho con libros, que han hablado con un veterinario ANTES de comprar al animal, y no después. Los hay, son pocos, pero los hay, y esos compradores son para quererlos fuerte.
Siempre pongo el mismo ejemplo, salvando las distancias: es increíble que nos leamos un manual de 50 páginas para aprender a usar nuestro móvil nuevo de última generación, y lo hagamos con entusiasmo y avidez. Pero introducimos en nuestras vidas a otro ser vivo, con sus particularidades, sin tener la más remota idea, unas nociones básicas de su psicología conductual, de su lenguaje, de cómo debemos crear y fortalecer  puentes entre dos especies distintas hasta alcanzar el precioso, y único, vínculo que desarrollamos con nuestras mascotas.
YWC: Mmm ¿harías alguna mejora en éste sector?
V: Mayor visibilidad, espacios donde puedan aportar su punto de vista y marcar distancia con los que mal llamamos criadores para que el adoptante, o comprador final, sepa distinguirlos y tome conciencia de que, si decide pagar por un animal y no optar por la adopción, hay maneras de hacerlo sin contribuir a la compra-venta ilegal y deshonesta. Ya que van a pagar por un animal, algo que no creo que podamos evitar del todo jamás, que se haga bien. Porque se puede, pero claro, cuesta dinero. Y si no tienen suficiente para comprarse un animal de mil y pico euros, pero tampoco quieren un mestizo rescatado, perfecto, señal inequívoca de que en esa casa no deberían entrar animales. En cambio, a un click, pueden lograr un cachorrito de 40 días por la mitad, o menos, de lo que valdría en un buen afijo.
YWC: ¿Qué perfil crees que debería tener el criador de perros profesional?/ ¿Qué crees que debería exigirse?
V: El perfil es muy heterogéneo y por lo tanto no estoy en posición de decir cómo deberían ser. Sí creo que hay recomendaciones, por parte de las asociaciones, que deberían convertirse en obligatorias, así como establecer un límite máximo de hembras reproductoras y machos sementales, con mayor control,  visitas incluidas, del organismo de Medio Ambiente a estos núcleos zoológicos, para comprobar que cumplen con la normativa. Y ante el primer incumplimiento, que se le retirara el afijo y la licencia de cría, además de retirada de animales inmediata y multa correspondiente.
YWC: ¿Qué debería tener en cuenta antes que nada alguien que quisiera dedicarse a la cría de perros?
V: QUE NO SE VA A HACER RICO, al revés, va a dejarse hasta los ahorros de su primera comunión. Si es su intención, ya puede ir buscando otro sector. Va a tener que invertir mucho dinero, mucho tiempo, y tendrá satisfacciones, por supuesto, pero también debe asumir que requiere un compromiso absoluto que supone alterar su vida: su tiempo libre, sus vacaciones, e incluso su casa si opta por crear espacios e infraestructuras exclusivos para sus animales. Es lo mismo que, en realidad, debería asumir cualquier nuevo propietario cuando decide hacerle hueco a una mascota, pero en el caso de los criadores, la responsabilidad se multiplica.
YWC: Y por último ¿Qué recomendaciones le harías a un particular que quiera adquirir un perro de raza?
V: Que evite los anuncios por palabras, o los mire con lupa y contraste mucho, que acuda preferentemente a las páginas de asociaciones donde hay un apartado de razas y criadores, homologados y legales, o bien busque en albergues y protes si tienen ejemplares de esa raza que tanto desea.  Que visite siempre, siempre, la vivienda, más de una vez, a ser posible,  y evite la compra que implica enviar al animal por empresa de transporte. Que investigue el afijo, o el nombre del criador y busque valoraciones de otros compradores previos. Que pueda ver a los padres, así como acceder al historial veterinario de ambos y tener por escrito las garantías de salud que el criador le promete. Si te venden un cachorro menor de 12 semanas, huye. Si no te deja visitar su criadero/vivienda: huye. Si te da largas con las pruebas veterinarias: huye.
Todo, como ves, se reduce un poco al sentido común. Algo que, quién lo diría, parece que no abunda en este delicado tema.
Te adjunto enlaces a dos webs que lo explican muy bien, y de la que estoy segura que también puedes extraer material para varios artículos sobre este tema.
Perros:
Y doy fe de que merece la pena leerse ambos enlaces para profundizar en el tema. ¡Mil gracias Vanessa! Por tu colaboración, tu paciencia y por el enorme tiempo que tuviste que dedicarle a contestar a nuestras infinitas preguntas.


Gracias de corazón. Protectoras y criadores tenemos en común el amor hacia los animales. Tirarnos los trastos a la cabeza es un gran error. En realidad ambos tenemos el mismo objetivo: la tenencia responsable.
Ahí lo dejo.
Un abrazo,



Nota: fotografías de Pixabay.