Buscar este blog

17 de octubre de 2018

DANI ROVIRA, MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO

Dani Rovira recibió el galardón, como mención especial del jurado, en la IV Edición de los Premios Fundación Amigos del Perro. Y como sus mil compromisos laborales no le permitían venir a Gijón a recogerlo, se lo enviamos y grabó este video para nosotros, que se emitió en primicia en la gala de entrega de los premios:


¡Muchas gracias, Dani!



15 de octubre de 2018

PROYECTO 72 HORAS


Hoy queremos presentaros 72 Horas un proyecto solidario de “El poder de la Lectura” en el que desde hace apenas unas semanas tenemos el placer de participar.



Por si aún no conocierais esta novela, sabed que es la historia de Aarón, un cachorro de pastor alemán que es abandonado por su “familia” en un refugio tras una mudanza. En realidad, la historia de Aarón, es sin serlo, una historia real, la de tantos animales que pueblan las protectoras tras haber conocido las comodidades de un hogar, y alguien podría preguntarse entonces, ¿qué es lo que éste tiene de especial? Pues además de la realidad y el realismo de la narración, habéis de saber que tiene detrás un proyecto solidario. La mitad del coste de la novela, se destina a las protectoras asociadas, entre ellas Amigos del Perro, así que ya sabéis, queridos lectores lo que tenéis que hacer para ayudar a nuestros tutelados simplemente leyendo J



Nosotros ya hemos completado su lectura y estamos deseando compartir con vosotros su reseña, pero como creemos que nadie mejor que un padre para hablar de un hijo, nos gustaría que fuesen Juan Manuel Carmona, el autor, y Miriam Runda, la coordinadora del proyecto, quienes os presentasen en primera persona su propuesta:

Buenas tardes chicos, antes de nada la primera pregunta es obligatoria:

·         ¿Cómo surge la iniciativa Proyecto 72 horas?
72 Horas se empieza a cocer en las navidades 2017-2018, tras leer una carta de un señor que trabaja en una perrera, donde describe la pésima situación en la que se encuentran los perros. Después de leerla, me entró la necesidad de compartir una historia que reflejara lo leído en esa carta, para crear conciencia, y sobre todo para que la gente se pensara dos veces el comprar antes de adoptar. Reflejar con la novela las consecuencias de la típica historia “le compro a mi hijo/a un perro por navidad” que no se medita bien y termina en “abandono al perro en verano porque me voy de vacaciones, o porque no soy capaz de compaginar mi vida con él”.
Me entró mucha impotencia porque yo me había criado con animales y no podía imaginarme las condiciones en las que algunos podrían llegar a encontrarse. Imagino que como el noventa por ciento de las personas, estaba acostumbrado a vivir con animales felices que tenían comida, agua y amor desde que se levantaban hasta que se dormían. Y no en las condiciones con las que me he ido encontrado en todo lo que llevo de iniciativa. Así que, quería encontrar una manera de ayudar.
Tenía un blog, llamado El Poder de la Lectura, y he querido demostrar que con la escritura y la lectura, se pueden hacer grandes cosas. Como por ejemplo, crear conciencia.
Yo no podía salir a la calle a rescatar animales y mi economía no me permitía ayudar todo lo que me gustaría, pero sí podía escribir una novela y donar el mayor número de beneficios, así que nos pusimos manos a la obra y lo logramos.

·         La siguiente cuestión que yo misma me planteé cuando conocí vuestro proyecto fue: ¿Por qué decidís que todas las protectoras puedan participar del beneficio en lugar de destinar los ingresos solo a una?
La campaña está pensada para ayudar al máximo número de protectoras y refugios, y sobre todo al mayor número de animales que sufren abandono. Si destinásemos los beneficios solo a una protectora, estamos dejando fuera a muchas otras que necesitan la misma ayuda.
Del mismo modo, es una campaña de concienciación, por lo que cuantas más protectoras se sumen, a más personas llegaremos a concienciar, puesto que no es lo mismo que colabores con una sola asociación, cuya repercusión tendría impacto solo en sus seguidores, que trabajar con casi  80 protectoras. Poniendo que lleguemos a 10 personas por asociación, no es lo mismo remover las conciencias de 10 personas, que de 800 (aunque estamos seguros de que por asociación la conciencia llega a más de 10 personas).

·         En la novela describís muy bien los altibajos emocionales en una protectora, ¿tiene algo de autobiográfico?, ¿habéis colaborado o colaboráis en algún refugio?
Hasta que empezamos a trabajar con las protectoras, no era tan consciente de los problemas (económicos, sociales, emocionales, etc.) que sufren aquellos que luchan por sacar a tantos animales adelante.
La mayoría tiene que compaginar un trabajo, una familia, sus problemas del día a día con rescatar, desparasitar, hospitalizar, alimentar, castrar y un largo etcétera a muchos animales, la mayoría al borde de la muerte.
Cuando empezamos a contactar con las protectoras, la novela no estaba escrita en su totalidad, por lo que también quise hacer un trabajo de concienciación de lo que se vive y sufre al pie del cañón. Al darme cuenta de que muchas veces no la economía, la salud, o simplemente las cortas 24 horas que tiene el día no dan abasto para sacar todo un refugio adelante. Quise que la gente viera ese cachito de realidad que también está relacionado con el abandono animal, puesto que si esto no pasara, habría gente que viviría menos preocupada.
Nos llegaron comentarios de “he cobrado X cantidad de dinero trabajando, y ni lo he visto, porque ha ido todo a la protectora” o gente que nos ha expresado la impotencia de no poder rescatar a algún animal, por tener que cuidar de su familia. No me quise dejar nada en el tintero. Y en las próximas entregas profundizaremos en los corazones de todos los voluntarios.
Aprovecho para aclarar una pequeña confusión con respecto a donde se encuentra Aarón. La hemos catalogado de perrera porque nos permite jugar con las 72 horas que tienen los animales en estas estancias para encontrar una familia o ser sacrificado. Sin embargo los personajes humanos actúan como aquellos que trabajan en protectoras y refugios de animales. Esto es porque una perrera nos permite jugar con la tensión del tiempo, pero da muy poco juego emocional (normalmente los que trabajan en una perrera no tratan por todos los medios sacar adelante un animal de la misma manera que lo hacen los que trabajan en las protectoras). Por esa pobreza emocional que ofrecía una perrera, decidimos jugar un poco un poco con la tensión de las perreras y la carga sentimental de las protectoras. Es una licencia literaria.

·         Juan Manuel, tu anterior novela, Quédate Conmigo, no tiene nada que ver en la temática con 72 horas, ¿qué es lo que te hace decantarte por la concienciación animal para la siguiente?
Quédate conmigo es la segunda novela que escribí y aunque para mí es mágica por el prisma de sentimientos e interpretaciones de un mismo amor, es cierto que no tiene la carga social de la que estoy intentando impregnar mis actuales historias. No obstante, es otro poder de la lectura; capaz de llevarte a Dublín y enamorarte de John, Ana, Rachel y Mike (los personajes de Quédate Conmigo) y al mismo tiempo, capaz de abrirte los ojos sobre la realidad que viven los animales abandonados y maltratados, y las personas que luchan para salvarlos.
Tenemos pensadas campañas muy chulas. Esta es solo la primera de 5 novelas, y aparte estamos ideando campañas contra el bullying, violencia de género, etc. Consideramos que tenemos ideas muy buenas, y que si alguien nos diera un poquito de voz, la lectura podría realmente cambiar vidas y remover conciencias.

·         El Proyecto 72 horas es una saga conformada por cinco novelas, ¿las otras cuatro van a estar también centradas en los perros abandonados, o piensas introducir en las siguientes otros animales sobre los que también puede ser preciso concienciar?
Cada novela va a tener una temática diferente. Todas van a tener la intención de concienciar, porque de eso trata El Poder de la Lectura, pero no todas van a ser sobre el abandono. Hay muchas temáticas cada vez nos damos cuenta de que hay más. Así que es posible que el próximas entregas hablemos de otra forma de explotación animal.

·         ¿Ya tienes escritas las cinco historias?, ¿Qué nos puedes adelantar?, ¿cuándo crees que podremos leer la siguiente?
Las historias están esbozadas, pero no están escritas. Tengo ideas e historias que van a aparecer, pero por ahora lo único que hay definitivo es que quedan por salir 4 novelas más.
La siguiente trata sobre la vida en la calle. Hablaremos de mafias, vagabundos, supervivencia, rescates, etc. Esta vez, voy a enfocarla hacia un estilo un poco más de aventuras que pueda atraer a un público más joven para que, con un poco de apoyo, podamos entrar en los institutos.
Hemos pedido, y seguimos pidiendo, historias reales de rescates de animales rescatados para poder reflejarlas en las novelas que quedan, así que seguramente más de uno reconozca su historia. Algunas de ellas son muy, pero que muy, impactantes.

·         Miriam, ¿qué valoración harías de estos dos primeros meses de andadura que lleváis con el proyecto?,  ¿hay algo que vayáis a modificar para el lanzamiento de los siguientes libros de la saga?
Estos dos, ya tres, meses han sido frenéticos. Sin parar de enviar ejemplares, recibir pedidos, actualizar el blog, ahora página web, pero creo que no cambiaría nada. Hemos visto asociaciones que se han llevado más de 300€ en donaciones, hemos visto los cambios de conciencia que queríamos ver, asociaciones que han acudido a nosotros, testimonios de lectores que han adoptado a perros viejos y no cachorros por una de las reflexiones de Viejo, un personaje de la novela. Hemos recibido cientos de correos de lectores que no han dejado de llorar durante toda la novela. Gente que sin conocernos, nos han pedido permiso para promocionarnos en sus pueblos y un larguísimo etcétera. Creo que con eso nos damos por satisfechos.
Me gusta contar una historia (siempre la cuento en las presentaciones). Hay una valoración que nos hicieron. Se trata de una mujer a la que le dan miedo los animales en general. Decía que a ella no le salía tener contacto con los perros porque le daban miedo, pero que ahora, gracias a la novela, los comprende mejor y es capaz de ver sus situaciones de manera diferente.
Creo que estos comentarios son los que han hecho que el proyecto merezca la pena, porque realmente es donde se ve el poder que tiene la lectura.

·         Volviendo a la novela 72 Horas, los Catlovers van a tirársete encima, ¿lo sabes no, Juan Manuel?, Ágata y Pipin son los dos únicos animales que no salen del todo favorecidos en el retrato que se hace de ellos en la novela, ¿te gustan los gatos?,  Más te vale decir que sí, ¡tienen una legión de seguidores en todo el mundo!
Creo que la respuesta va un poco en parte tanto de mí como de Miriam, que me ha estado presionando para responder conjuntamente. A nosotros los personajes de los gatos nos han encantado. Sobre todo Ágata, que va a tener uno de los papeles más importantes de toda la saga.
Los gatos no tienen nada que ver con los perros y así lo he querido reflejar. Los perros se han asociado siempre a la lealtad y los gatos a la libertad e incluso a la rebeldía. Sin embargo, me ha gustado pintar a Ágata con un punto débil: Bobo.
Ágata quizás sea el personaje más complejo de toda la historia y me atrevería a decir que de la saga. Una gata que quiere aferrarse a su libertad. Una libertad por la que lucha tanto y sin embargo, no se aleja nunca del refugio por no separarse de Bobo. Esto te hace pensar ¿es realmente libre o está encadenada al amor que siente por Bobo?
No deja de ser una crítica social, puesto que he enamorado a un gato y un perro, animales que se categorizan como opuestos. Un amor extraño que se aleja de las propuestas sociales. No sé, Ágata puede que sea nuestro personaje favorito. También la he caracterizado como un poco bipolar, ¿Quién no ha escuchado muchas veces el comentario de “este gato es bipolar”? y aun así, Bobo la sigue queriendo, le sigue cantando cada noche y lo sigue buscando a través de los barrotes.
Para nada creo que haya dejado en mal lugar a los gatos. Y todavía queda mucha Ágata y muchos gatos, sobre todo en esta segunda entrega.

·         Siguiendo con otro de los pasajes de la historia, tengo que darte un pequeño tirón de orejas: Cuando hablas del instinto de maternidad de Blanca y Aarón… ¿Sabes que las protectoras insistimos mucho en la necesidad de distinguir entre lo que son puramente instintos y los sentimientos asociados a la maternidad o más concretamente a la necesidad de ser madre o padre? Sé que no deja de ser un recurso literario para acercar al lector a los sentimientos y frustraciones de los animales y entiendo la necesaria humanización de los protagonistas, pero ¿No crees que con lo que nos cuesta concienciar de la necesidad de esterilizar a los animales domésticos, que Aarón y Blanca manifiesten esos sentimientos puede resultar un poco contraproducente en una novela contra el abandono?
No sois los primeros que nos habéis dado ese tirón de orejas. Y agradezco todas las críticas, puesto que me ayudan a crecer como escritor.
Las manifestaciones de Blanca y Aarón, como bien dices, solo son un recurso para emocionar, para enganchar al lector. La intención nunca ha sido crear remordimiento por castrar a los animales. De hecho, nos parece importante y ahora que hemos caído en el error, vamos a intentar subsanarlo en las siguientes entregas para dejar constancia y crear conciencia de la importancia de la castración y esterilización.

·         Por último, y aunque nosotros lo tenemos más que claro ¿Por qué creéis que la gente debe conocer, comprar, compartir y leer éste proyecto? ¿Qué le dirías a la gente para que se decidiese a participar en vuestro proyecto?
Nos parece que es una de las maneras más efectivas de ayudar. Compras una novela, donas el 50% a la protectora que tú elijas y al mismo tiempo conciencias. Nos ha parecido un pack muy completo para amantes de los animales y la lectura, pero sobre todo, para los niños, que son el futuro. Creo que es un regalo ideal para iniciar a los niños a la lectura, enseñarles el valor de la empatía, del respeto hacia los animales y la solidaridad. Y además, el adulto que regala el libro, se está regalando así mismo la satisfacción de donar a una protectora. Pocos regalos tienen una función tan completa ¿No os parece?