Ir al contenido principal

Viajeros del tren

Hace tiempo que vengo yo rumiando cómo se come lo de la movilidad sostenible y los animales como seres sintientes y parte de la familia, sin que ni la vivienda social ni el transporte público te permitan acceder a ellos con animales... Así que aunque justo ahora Renfe ha lanzado una experiencia piloto de largo recorrido con perro, no me quedo yo con la gana de dejar aquí por escrito esta duda, creo yo, razonable:

¿Puede alguien apearme del tren por la sencilla razón de que no le gusten los perros?

Contextualizo:

Frixuelo y yo viajamos en tren habitualmente. A mí no me gusta conducir (ni al resto de la sociedad le gustaría que lo hiciese creedme...), así que soy una asidua al transporte público. Es más fácil que tenga cargado el abono de la CTA que la tarjeta de crédito y como toda la red de cercanías te permite ir con perro, lo solemos utilizar.


El funcionamiento es sencillo: tu perro tiene que llevar bozal y correa no extensible y ya está. Llega el tren, abres la puerta escoges asiento y listo. Cuando viene el revisor le enseñas tu billete y ya no hay nada más que decir.

Solemos utilizar dos líneas: La Renfe hasta San Juan de Nieva, aquí en invierno como no va nadie no hay tampoco ninguna anécdota reseñable y la FEVE dirección Gijón o Pravia. 

Aquí hay más tela que cortar. Mira que la FEVE ha perdido viajeros a mansalva en la última década, pues siempre que me he subido me tropiezo con algún chaval o chavala que va a acompañado con su perro y normalmente empieza el despiporre, porque la mayor parte de ellos no solamente no llevan bozal sino que los suben a los asientos. A ver, así no, pero aparte de estos desmanes que no solo los usuarios que no llevan perro condenan abiertamente: Sí queridos, los que tenemos perro también estamos hasta los ovarios de la gente que lo que no tiene es educación indiferentemente de que vayan o no con perro, lo que yo quería cuestionar abiertamente aquí es la política ferroviaria del viaje con mascotas.


Resúltase que tú puedes viajar con perro siempre y cuando el resto de viajeros estén de acuerdo. ¿Cómo?, ¿Perdón?, Yo entiendo que sea siempre y cuando tu perro mantenga unas normas mínimas de convivencia e higiene. Si mi perro va desquiciado y deja el vagón hecho un cisco sin que yo me moleste ni en intentar evitar el desaguisado entiendo que venga alguien y me baje (iba a decir el revisor, pero teniendo en cuenta que escasean tanto que empiezan a ser como los unicornios, dejemos el alguien así en general en el aire). Ahora bien, si mi perro va perfectamente sujeto con la cadena y con su bozal tranquilamente sentado a mi lado, ¿Me estáis diciendo que cualquier histérico persona puede hacer que me baje del tren? Estaréis de coña. Se lo pregunté a Renfe por twitter en su momento, pero solo escuché el viento silbar como respuesta. Después lo discutí con algún trabajador de la compañía que me reconoce que en realidad no te piden que te bajes sino que te cambies de asiento. A ver... Vale, pero si yo cumplo las normas, no sé por qué tengo que sentirme como un ciudadano de segunda o como un apestado, porque alguien no quiere que mi perro comparta vagón con él. 



Tampoco es que yo pretenda tirar a esa persona del tren. Sé perfectamente que hay gente que les tiene miedo, que hay alérgicos (inciso: a tenor de las veces que se utiliza este argumento creo que hay cerca de 20 millones de españoles alérgicos a los perros, exactamente el mismo número de intransigentes a los que no les gustan...), pero, ¿No sería más fácil, que se estableciese un puto puñetero vagón o zona del tren en la que se permitiesen los perros? Ponednos con las bicis donde las puertas, yo que sé, pero estableced un lugar fijo, del que no me puedan echar y al que si alguien accede a sentarse, sea consciente de que está en territorio canino.

 A lo mejor soy yo, pero me parece más ecuánime y sencillo eso, que la actual fórmula. 

Y vosotros, ¿Cómo lo veis?

YWC

Comentarios

Entradas populares de este blog

UN PERRO ADOPTADO EN CASA

La entrenadora canina Miriam Sainz nos habla de la llegada de un nuevo perro a casa. Podéis leer más sobre ella y su trabajo en su página web Siente a tu perro . Es alentador ver cómo hay gente con un gran corazón preocupados por el bienestar de los animales, que se decide por ir a adoptar uno de los muchos miles de perros/as que esperan una oportunidad en una protectora o albergue. Sin embargo, tener un gran corazón no sirve demasiado cuando no se tiene el conocimiento adecuado de qué hacer con el recién llegado… En muchas ocasiones la gente confunde haber abierto su corazón a un perro adoptado con la obligación por parte del peludo de dar su amor incondicionalmente desde el minuto uno, y no es así —o no tiene porqué serlo—. En primer lugar, cuando vayas a escoger un perro en adopción, deberías visitar varias veces el lugar de donde va a ser recogido, interactuar con el perrete y conseguir que te reconozca y se sienta cómodo contigo. Si tienes la posibilidad, sería estupendo pod

Los osos del parque San Francisco: Petra y Perico

La verdad es que esta entrada bien podría haberla titulado cómo hemos cambiado , pero mejor, yo os cuento quiénes eran Petra y Perico, y ya vosotros si eso sacáis vuestras propias conclusiones. Básicamente para todos los que no somos de Oviedo, y probablemente para gran parte de los ovetenses nacidos a partir de 1976, Petra y Perico, son tan solo dos nombres anacrónicos. Connotaciones diferentes tienen para los que rozan la cincuentena, que son quienes conocen a los osos a los que me estoy refiriendo. Para el resto, profanos todos, os cuento: Allá por la mitad del siglo pasado, para ser más precisos en su ecuador, en el año 1950 un cazador en Somiedo mató a una osa. Parece ser que la osa cayó en un lazo y según las crónicas de la época el bestia del cazador, remató al animal palos, que ya hay que ser bárbaro… La matase como lo hiciera, aquella osa tenía dos esbardos , una hembra, que pasó a denominarse Petra y un macho, que durante su corta vida se llamaría Perico. Ambos osezn

9 Curiosidades sobre gaviotas que quizás desconocieras

Siempre he pensado que el mundo sería indudablemente un lugar muy triste si no existiesen los pájaros y mi breve incursión en el mundo gaviotil no ha hecho más que reafirmarme en esta afirmación. Como estoy segura, o quiero pensar, que no soy la única a la que le apasionan los pajaruelos urbanos, voy a recolectar algunas de las anécdotas que más me han llamado la atención en un primer acercamiento a la fauna avícola urbana. Pido perdón por adelantado a biólogos y ornitólogos por lo superfluo de mi conocimiento pajaril. Empiezo como no podía ser de otra forma con las gaviotas porque Mariano ha hecho que mi visión de estas poderosas y hasta cierto punto peligrosas aves marinas haya cambiado. Gaviota Patiamarilla. Fuente:  SEO     Las gaviotas: Pueden beber agua salada y expulsarla en forma de lágrimas. ¿WTF? No pueden volar si no hay viento. La calma chicha como criptonita de gaviotas, ¿quién lo hubiera pensado? Pueden caminar sobre el agua gracias a la membrana q