Ir al contenido principal

Neruda y los perros

Si habéis tenido quince años y un alma enamoradiza y volátil probablemente conozcáis los veinte poemas de amor y una canción desesperada del aclamado poeta chileno y Premio Nobel de literatura Pablo Neruda.

Yo me pasé la adolescencia, lo reconozco, con sus poemas y los de Bécquer en la boca. Después también he de reconocer, que perdí esa afición atribulada a la poesía. Mal hecho, por eso os lo traigo a colación hoy aquí, en un vano intento de corregirlo.

Aunque sus versos románticos son tan conocidos como su carrera política, tal vez desconociérais, como a mí me ocurría, el amor que Neruda profesaba por los perros.

A lo largo de su vida, compartió con distintos animales sus viajes, penas, alegrías y exilio. Fue uno de sus perros Nyon, el único testigo de su boda, y fue también un perro, el chow-chow Chu-Tuh, el último testigo de sus días.

Neruda y Chu-Tuh. Fuente: Sr. Perro

Narran su historia compartida de forma detallada y delicadamente maravillosa en este artículo de Clarín: Compañeros del alma. Los otros amigos de Pablo Neruda. 

Calbuco, Cutaca, Donegal, Panda, Niebla, Nyon y Chu-Tuh, fueron los nombres de sus compañeros caninos, y fueron ellos la fuente de inspiración de múltiples de sus escritos. 

En Confieso que he vivido, recogía con esa nostalgia suya, el ideal en el que le gustaría que su vida se viese inmortalizada:  

Así me gustaría quedarme siempre, frente al fuego, junto al mar, entre dos perros, leyendo los libros que harto trabajo me costó reunirlos, fumando mis pipas.

La famosa Canción Desesperada, el poema 20, comenzaba con un Puedo escribir los versos más tristes esta noche, pero más tristes y hermosos que los de aquella ausencia de haberla perdido, es el poema que le dedicó, no estoy segura de si a Calbuco o a Cutaca, en Un perro ha muerto

Neruda y Nyon. Fuente: El Mundo

Como no quiero que empecéis desde un pozo de tristeza la semana, os dejo el enlace al poema de la despedida que antes que yo recogieron en Sr. Perro y El Mundo, y mejor recojo a continuación otro de sus famosos poemas caninos, su Oda al perro, un canto alegre a la intensidad de la relación entre perros y humanos en la que se recrea una tarde de septiembre:

ODA AL PERRO

"El perro me pregunta
y no respondo.
Salta, corre en el campo y me pregunta
sin hablar
y sus ojos
son dos preguntas húmedas, dos llamas
líquidas que me interrogan
y no respondo,
no respondo porque
no sé, no puedo nada.
A campo pleno vamos
hombre y perro.
Brillan las hojas como
si alguien
las hubiera besado
una por una,
suben del suelo
todas las naranjas
a establecer
pequeños planetarios
en árboles redondos
como la noche, y verdes,
y perro y hombre vamos
oliendo el mundo, sacudiendo el trébol,
por el campo de Chile,
entre los dedos claros de septiembre.

El perro se detiene,
persigue las abejas,
salta el agua intranquila,
escucha lejanísimos ladridos,
orina en una piedra
y me trae la punta de su hocico,
a mí, como un regalo.
Es su frescura tierna,
la comunicación de su ternura,
y allí me preguntó
con sus dos ojos,
por qué es de día,
por qué vendrá la noche,
por qué la primavera
no trajo en su canasta nada
para perros errantes,
sino flores inútiles,
flores, flores y flores.

Y así pregunta el perro
y no respondo.
Vamos hombre y perro reunidos
por la mañana verde,
por la incitante soledad vacía
en que sólo nosotros existimos,
esta unidad de perro con rocío
y el poeta del bosque,
porque no existe el pájaro escondido,
ni la secreta flor,
sino trino y aroma
para dos compañeros,
para dos cazadores compañeros:
un mundo humedecido
por las destilaciones de la noche,
un túnel verde y luego
una pradera,
una ráfaga de aire anaranjado,
el susurro de las raíces,
la vida caminando,
respirando, creciendo,
y la antigua amistad,
la dicha
de ser perro y ser hombre
convertida
en un solo animal
que camina moviendo
seis patas
y una cola
con rocío".

Sean ustedes todo lo felices que puedan y les dejen,

Buena semana,

YWC

Comentarios

Entradas populares de este blog

9 Curiosidades sobre gaviotas que quizás desconocieras

Siempre he pensado que el mundo sería indudablemente un lugar muy triste si no existiesen los pájaros y mi breve incursión en el mundo gaviotil no ha hecho más que reafirmarme en esta afirmación. Como estoy segura, o quiero pensar, que no soy la única a la que le apasionan los pajaruelos urbanos, voy a recolectar algunas de las anécdotas que más me han llamado la atención en un primer acercamiento a la fauna avícola urbana. Pido perdón por adelantado a biólogos y ornitólogos por lo superfluo de mi conocimiento pajaril. Empiezo como no podía ser de otra forma con las gaviotas porque Mariano ha hecho que mi visión de estas poderosas y hasta cierto punto peligrosas aves marinas haya cambiado. Gaviota Patiamarilla. Fuente:  SEO     Las gaviotas: Pueden beber agua salada y expulsarla en forma de lágrimas. ¿WTF? No pueden volar si no hay viento. La calma chicha como criptonita de gaviotas, ¿quién lo hubiera pensado? Pueden caminar sobre el agua gracias a la membrana q

UN PERRO ADOPTADO EN CASA

La entrenadora canina Miriam Sainz nos habla de la llegada de un nuevo perro a casa. Podéis leer más sobre ella y su trabajo en su página web Siente a tu perro . Es alentador ver cómo hay gente con un gran corazón preocupados por el bienestar de los animales, que se decide por ir a adoptar uno de los muchos miles de perros/as que esperan una oportunidad en una protectora o albergue. Sin embargo, tener un gran corazón no sirve demasiado cuando no se tiene el conocimiento adecuado de qué hacer con el recién llegado… En muchas ocasiones la gente confunde haber abierto su corazón a un perro adoptado con la obligación por parte del peludo de dar su amor incondicionalmente desde el minuto uno, y no es así —o no tiene porqué serlo—. En primer lugar, cuando vayas a escoger un perro en adopción, deberías visitar varias veces el lugar de donde va a ser recogido, interactuar con el perrete y conseguir que te reconozca y se sienta cómodo contigo. Si tienes la posibilidad, sería estupendo pod

Adiós Cordera...

Hoy es uno de esos días que escribir me duele. No me lo tengáis en cuenta, un trocito de mí, se quedó hace tres jueves en la consulta del veterinario.  Las despedidas me rompen por dentro. Me rasgan de arriba abajo arrancándome pedazos de algún punto allá dentro, que no recordaba cuanto dolía. El jueves 28 de abril se me murió Vaca. Bueno se me murió no, más bien tuve que morirla y con la cabeza aún confusa de sentimientos, como con una resaca enorme de desasosiego y angustia, no puedo dejar de pensar en todos los que reniegan de la Ley de la Eutanasia. No es el momento de hacer política y lo sé, pero es tan jodido asumir esa decisión... Lo pasa uno tan mal... Es tan complicado tener que tomar esa iniciativa, que no entiendo como nadie puede pensar que aplicarlo a un ser humano al que quieres te va a resultar tan sencillo finiquitarlo, como que entre el abuelo en urgencias con un esguince de muñeca y acabe en la mesa del forense...  Soy muy bruta ya lo sé, y escupo rabia, pero yo le h