Ir al contenido principal

Aquí hay gato encerrado

 Que levante la mano quien al leer la expresión que titula esta entrada, aquí hay gato encerrado, piense en un lindo minino enclaustrado, como poco, en un armario. A mí no me veis, pero puedo aseguraros que mi dedo señala al cielo como cuando iba al colegio y por fin me sabía la respuesta a una pregunta lanzada desde el encerado. Hasta aquí la divagación. 

Pues bien, retomando la expresión que me trae hoy aquí,  los gatos encerrados no tienen nada que ver con felinos a los que es preciso rescatar de un encarcelamiento. No son leones en el circo, ni lines en el zoo. 

Fuente: Billiken

Sabed que este dicho, tiene su origen en los siglos XVI y XVII, en pleno Siglo de Oro español, en el que se popularizó el término "gato", para referirse a bolso, pero que además esta expresión proviene de la antigua costumbre de utilizar la piel de los felinos para la elaboración de bolsos o talegos.

En este contexto, a falta de bancos que te robasen, que te friesen a comisiones, que te custodiasen el dinero, el gato/bolso en el que se guardaban los dineros, era escondido meticulosamente bien en casa, bien entre los ropajes, para esquivar a los ladrones y es precisamente de la búsqueda de esos escondrijos, tesoros escondidos, la que propicia el nacimiento de la expresión " aquí hay gato encerrado". El uso que hacemos en la actualidad de la misma, donde la utilizamos para referirnos que algo no está tan claro, es sospechoso o "huele a chamusquina", hace que se deforme un poco más su uso original.

El talego original. Fuente: National Geographic en español

Sea, como sea, ya sabéis, ni felinos, ni jaulas, ni sospechas, originalmente era solo cuestión dinero.

A mí, lo reconozco, me ha dejado tó loca el descubrimiento, y ¿vosotros?, ¿conocíais el origen de la expresión?

YWC

Las fuentes: National Geographic en español y Billiken


Comentarios

Entradas populares de este blog

9 Curiosidades sobre gaviotas que quizás desconocieras

Siempre he pensado que el mundo sería indudablemente un lugar muy triste si no existiesen los pájaros y mi breve incursión en el mundo gaviotil no ha hecho más que reafirmarme en esta afirmación. Como estoy segura, o quiero pensar, que no soy la única a la que le apasionan los pajaruelos urbanos, voy a recolectar algunas de las anécdotas que más me han llamado la atención en un primer acercamiento a la fauna avícola urbana. Pido perdón por adelantado a biólogos y ornitólogos por lo superfluo de mi conocimiento pajaril. Empiezo como no podía ser de otra forma con las gaviotas porque Mariano ha hecho que mi visión de estas poderosas y hasta cierto punto peligrosas aves marinas haya cambiado. Gaviota Patiamarilla. Fuente:  SEO     Las gaviotas: Pueden beber agua salada y expulsarla en forma de lágrimas. ¿WTF? No pueden volar si no hay viento. La calma chicha como criptonita de gaviotas, ¿quién lo hubiera pensado? Pueden caminar sobre el agua gracias a la membrana q

UN PERRO ADOPTADO EN CASA

La entrenadora canina Miriam Sainz nos habla de la llegada de un nuevo perro a casa. Podéis leer más sobre ella y su trabajo en su página web Siente a tu perro . Es alentador ver cómo hay gente con un gran corazón preocupados por el bienestar de los animales, que se decide por ir a adoptar uno de los muchos miles de perros/as que esperan una oportunidad en una protectora o albergue. Sin embargo, tener un gran corazón no sirve demasiado cuando no se tiene el conocimiento adecuado de qué hacer con el recién llegado… En muchas ocasiones la gente confunde haber abierto su corazón a un perro adoptado con la obligación por parte del peludo de dar su amor incondicionalmente desde el minuto uno, y no es así —o no tiene porqué serlo—. En primer lugar, cuando vayas a escoger un perro en adopción, deberías visitar varias veces el lugar de donde va a ser recogido, interactuar con el perrete y conseguir que te reconozca y se sienta cómodo contigo. Si tienes la posibilidad, sería estupendo pod

Adiós Cordera...

Hoy es uno de esos días que escribir me duele. No me lo tengáis en cuenta, un trocito de mí, se quedó hace tres jueves en la consulta del veterinario.  Las despedidas me rompen por dentro. Me rasgan de arriba abajo arrancándome pedazos de algún punto allá dentro, que no recordaba cuanto dolía. El jueves 28 de abril se me murió Vaca. Bueno se me murió no, más bien tuve que morirla y con la cabeza aún confusa de sentimientos, como con una resaca enorme de desasosiego y angustia, no puedo dejar de pensar en todos los que reniegan de la Ley de la Eutanasia. No es el momento de hacer política y lo sé, pero es tan jodido asumir esa decisión... Lo pasa uno tan mal... Es tan complicado tener que tomar esa iniciativa, que no entiendo como nadie puede pensar que aplicarlo a un ser humano al que quieres te va a resultar tan sencillo finiquitarlo, como que entre el abuelo en urgencias con un esguince de muñeca y acabe en la mesa del forense...  Soy muy bruta ya lo sé, y escupo rabia, pero yo le h