Buscar este blog

15 de noviembre de 2013

UNA SILLA






¿Una silla? ¿Qué vislumbras al pensar en una silla? Yo pienso en un director de cine, sentado en la típica silla de tela negra con su nombre escrito en blanco. Una silla… Silla es la de la cocina, donde te sientas a desayunar por las mañanas y te tomas un café en la tranquilidad del silencio que puedes romper a veces con la tele o la radio. También la utilizas de escalera improvisada, para alcanzar a algo que no llegas, un paquete de galletas o una caja olvidada en lo alto de un armario. Luego está la silla de playa, ese artilugio que a mí siempre me recuerda a mi abuela, y que según voy ganando en años, voy pensando la razón que tenía la buena mujer. Una silla es también el objeto en el que empezamos a descubrir el mundo. Sentados en la silla, nos llevan de un sitio a otro desde nuestro asiento de espectador privilegiado. Una silla también es la butaca del teatro, desde la que atiendes expectante el desarrollo de una buena historia. Es una silla, la fiel compañera que te acompaña horas delante del ordenador, en la que te apoyas mientras trabajas y te desplomas cuando no puedes más. Pienso también en las sillas de cuando iba al colegio, y aquella manía de columpiarme con la que me llevé también más de un castañazo. ¿Qué más sillas hay? Están las típicas sillas de plástico, las de las terrazas, donde te tomas una cervecita en verano, mientras miras la vida pasar. Y si pienso en verano y en sillas, no puedo olvidarme de ese gran momento de ir a ver una película o un concierto a la plaza, y llevarte la silla de casa cuando estás en el pueblo. Sillas… Hay muchos tipos de sillas, las clásicas, con su asiento algo duro para reclinarse. Las rococó, con el respaldo más mullidito. Las más humildes, de madera y mimbre que me encantan. Las de tela para ir a la playa o al monte. Las modernas, de vanguardia, estéticas hasta la extenuación pero incómodas hasta la escoliosis. Nos pasamos media vida sentados en sillas, pero ¿qué es lo que ha pensado Pablo Ventura para el calendario de este año?, ¿Cómo puede ser una silla el punto neurálgico de todas las historias?, ¿Es la misma silla?, ¿Son diferentes?

Tengo que confesar que siento una curiosidad inmensa por poder ver de una vez las imágenes en las que se centra el calendario. Que los avances que se han publicado hasta ahora me hacen pensar en los cebos de las películas en los cines. Cada vez que veo una nueva imagen me viene a la cabeza esa frase mil veces repetidas “de los creadores de Calendario Solidario 2014 llega…” ¿y qué llega? ¿una silla? ¿y quién se sienta en esa silla? ¿Un director de cine con su claqueta? ¿un escolar en su pupitre? ¿un oficinista frente al ordenador? ¿o llega el jubilado del anuncio de Ikea con su silla itinerante?

Como no puedo dejar de darle vueltas al concepto he buceado en internet, y dice wikipedia, Biblia del conocimiento de nuestros días:  “La silla es un mueble cuya finalidad es servir de asiento una persona. Suele tener cuatro patas (...)” Vale. Se me ocurren otras “cosas” de “cuatro patas” que sirven de “asiento moral” a las personas. Pero, ¿se referirá a esto Pablo Ventura?

En unos días se desvelará el secreto, hasta entonces, no nos queda más que esperar y como decíamos en la infancia “¡emoción, intriga y dolor de barriga!”


¡Se admiten apuestas! ¿Qué os viene a la cabeza cuándo pensáis en una silla?


MARÍA Y JAVI