Buscar este blog

24 de diciembre de 2013

LA ALIMENTACIÓN DE TU GATO







Si queremos disfrutar de un compañero fuerte y sano es necesario que esté alimentado correctamente y no debemos alimentar a nuestro gato con las sobras. Es verdad que los gatos son exigentes a la hora de comer y no comen cualquier cosa, normalmente rechaza la comida si no le huele bien, o no está a la temperatura adecuada. Sus sentidos le ayudan a detectar si el alimento no es fresco.

Debemos establecer un horario de modo que le demos de comer todos los días a la misma hora, si es adulto, con una vez será suficiente.

La base de una buena alimentación de un gato hay que buscarla antes de nacer, por tanto si estás pensando en tener un gato, búscalo en una camada de una hembra que haya recibido una alimentación rica y equilibrada en nutrientes antes, durante y después de la preñez.

Nuestro gato es un cazador y de vez en cuando cazará un ratón o un pájaro si se le presenta la ocasión y no podremos evitándolo aumentando su dosis de comida porque no lo hace porque tenga hambre sino como respuesta a su instinto.

Para asegurarnos que recibe una dieta equilibrada debemos ofrecerle alimentos elaborados específicamente para gatos, o bien secos, semi-secos o húmedos. Todos ellos contienen los elementos nutricionales indispensables para su nutrición. Si queremos variar su dieta podemos, dos veces por semana, complementarla con alimentos frescos: carne guisada, carne asada, sardinas enlatadas, pollo o pescado cocido cuidando de retirar todas las espinas y huesos. Los gatos son animales domésticos, y no deben, por ningún motivo comer pescados enlatados como tampoco ningún tipo de carne cruda.




Lo más aconsejable es alternar los piensos secos con enlatados y alimentos frescos para hacer la dieta más equilibrada. Pero no es recomendable cambiarles muy a menudo la comida, el estómago del gatito es muy delicado.

Independientemente del tipo de alimento, deberemos tener siempre un balde de agua fresca y limpia para calmar su sed y tenerla cerca al plato de comida.

Si observas que tu mascota no come en 24 horas hay que llevarlo al veterinario porque es un signo evidente de alarma.




El peso de gato adulto debe estar entre 3 y 5 kg, este dato varía en función de la complexión de la raza aunque no tanto como ocurre con los perros. Vigila el peso de tu gato porque un exceso de alimento y la falta de ejercicio pueden provocar problemas de sobrepeso. Los gatos más afectados suelen ser los que han sido esterilizados o los de mayor edad. El aburrimiento y la falta de estímulo también ayudan a que exista la sobrealimentación.

Consulta a tu veterinario sobre la dieta y la forma de alimentarlo y comprueba que no aumenta de peso en exceso.

Cuida también la limpieza de sus recipientes, cambia todos los días el agua y limpia también a diario el recipiente, desechando la comida húmeda sin utilizar del día anterior. Asegúrate  de que el lugar de la comida esté alejado de la caja de la arena sanitaria.


JORGE CEFERINO FERNÁNDEZ CUESTA
Ex- Presidente de la Sociedad Protectora de Animales de Mieres. Ex- Director del Albergue de Animales Abandonados de Mieres.
GUIA CANINO EN SEGURIDAD PRIVADA