Buscar este blog

2 de mayo de 2014

¿CÓMO ENSEÑO A MI PERRO A SENTARSE?


Siempre desde la educación en positivo, podemos usar varios métodos para enseñar al perro órdenes simples, como sentarse.




Mi favorito consiste en ponerse de pie frente al perro, sujetar un premio (trozo de salchicha, galleta, etc.) en la mano y acercarlo a la cabeza del perro, del hocico hacia atrás, de modo que al seguirlo con la nariz se siente de forma natural, dando la orden “siéntate”, “sit down”, o la que hayas elegido. Una vez que se ha sentado, repite la orden, felicítale y dale el premio. Repítelo todo varias veces, hasta que vaya relacionando la palabra con el movimiento.

Otra opción es aprovechar que el perro se siente por sí mismo (por ejemplo, si te quedas de pie a su lado un rato, acabará por sentarse y esperar); entonces, repite la orden, felicítale y dale un premio.




Puedes apoyar el entrenamiento usando un clicker; en ese caso, el clic debe sonar en el momento exacto en que el perro se sienta.

En cualquier caso, la base fundamental es repetir, repetir y repetir, un día tras otro. No lo canses, diez minutos cada día son suficientes, y alargarlo no mejorará los resultados, al contrario. La idea es que tu perro relacione la palabra, la orden, con el acto de sentarse. Algunos perros aprenderán el primer día, otros el cuarto.




Procura que sea un juego, es muy fácil puesto que tienes todos los “ingredientes”: interacción con tu perro, premios, y palabras agradables. Así, a él (o ella) le será más agradable aprender, y además, contará como “tiempo de calidad” en vuestra relación.

Plantéate trabajar en la educación de tu perro diez minutos cada día; cada nueva orden le será más fácil de aprender, porque tanto él como tú vais mejorando la comunicación.