13 de abril de 2017

LAS 5 REGLAS DEL PARQUE PARA PERROS

Los parques o zonas para perros son una estupenda oportunidad de disfrutar sin correa, correr, saltar, jugar con otros perros, perseguir una pelota o un frisbee y hacer vida social, y de paso tú también harás ejercicio y disfrutarás del aire libre. Pero hay ciertas reglas básicas que debes conocer.

1. Antes de entrar y soltar a tu perro, observa el parque. Elige una zona donde haya perros de tamaño similar al tuyo; es más fácil que jueguen entre ellos y también más seguro: los perros grandes pueden lastimar a los pequeños sin querer. Si hay perros conocidos con los que tiene buena relación, ve con ellos. Aléjate de las zonas donde observes que hay perros a los que sus dueños no están vigilando adecuadamente, en especial si su comportamiento te parece dudoso.

2. Asegúrate de que tu perro atiende tus instrucciones verbales; si no es así, enséñale a hacerlo antes de ir a ningún parque o dejarlo suelto en espacios abiertos. Por su seguridad y tu tranquilidad. Recompensa las conductas apropiadas y reprime las inapropiadas. Educa siempre en positivo: si premias los “aciertos”, sea con palabras, caricias o algo comestible, tu perro tenderá a repetir esas conductas, y a abandonar las que no obtienen recompensa.

3. Ante cualquier conato de pelea, tendrás que intervenir de inmediato, así que mantente atento y cerca. Procura que no se acerque a todo correr a perros que no conoce, mejor si os quedáis a una distancia prudencial para ver cómo evoluciona la situación.

4. Si tu perro tiene algún problema de conducta o es poco sociable, averigua los horarios en que hay menos perros en el parque y búscate una zona vacía, mejor si es al fondo, donde puedas ver si alguien se acerca con tiempo para reaccionar.

5. Lleva bolsitas y úsalas. Sí, también en la hierba tienes que recoger los excrementos de tu perro. ¿A ti te gustaría pisar los ajenos cuando vas paseando, o que la pelota caiga justo en medio? Pues eso.

Y ahora que ya lo tienes claro... ¡a disfrutar!