Buscar este blog

25 de marzo de 2014

EL VIRUS DE LA INMUNODEFICIENCIA FELINA II


El virus debilita el sistema inmunitario del gato y se produce una disminución en el número de glóbulos blancos (especialmente linfocitos T). Al disminuir las defensas el gato puede enfermar por en presencia de cualquier bacteria, virus, etc. de las que normalmente se encuentra en su entorno y que, de no tener el sistema inmunitario debilitado, no le afectarían. Son las llamadas enfermedades oportunistas.



No existe ninguna cura para la inmunodeficiencia felina, aunque se están ensayando algunos tratamientos. Básicamente todo lo que se puede hacer es actuar sobre las enfermedades según se vayan presentando. Por lo que debemos considerar que la prevención es nuestra mejor aliada.





Tampoco se trata de volverse locos y ser sobreprotectores con nuestro gato. Simplemente hay que tratarlos con naturalidad. Basta una buena dieta, equilibrada y de calidad (pienso de alta gama), el control de los parásitos tanto internos como externos, evitar en lo posible la exposición a focos infecciosos (es decir, las salidas al exterior), un ambiente acogedor que reduzca el nivel de estrés al que puedan estar sometidos y sobre todo estar atentos para intentar detectar a tiempo las enfermedades oportunistas para poder tratarlas eficazmente son nuestras mejores armas para darle a nuestro gato una vida larga y apacible.


Lo importante es disfrutar de cada momento que nos brindan nuestros pequeños compañeros y proporcionarles, en la medida de nuestras posibilidades, una buena calidad de vida.



Y recuerda que tu mejor apoyo, además del propio gato, es tu veterinario. Consúltale ante cualquier duda.


César Rodríguez