Buscar este blog

10 de mayo de 2014

¿QUÉ COMEDERO ES MEJOR PARA MI PERRO?


Hay muchos tipos de cuencos para ponerle al perro comida y agua, con sus ventajas e inconvenientes. Pero siempre han de ser difíciles de volcar, de materiales no tóxicos y fáciles de limpiar.

Es conveniente ponerles debajo una alfombrilla lavable con el dorso antideslizante, porque siempre cae algo de comida o agua. También, y especialmente para perros grandes o mayores, hay comederos altos donde se situán los cuencos, de forma que se evite la torsión de estómago, que causa graves problemas a los animales.


COMEDERO DIY DE CENTSATIONAL GIRL


Los cuencos de acero inoxidable con base ancha y banda antideslizante son resistentes y duraderos, fáciles de limpiar y agradables a la vista.

Los de cerámica o loza son bonitos, higiénicos y fáciles de limpiar, y aunque no tan duraderos, mejoran el sabor de la comida (¿a ti te gusta comer en platos de metal o prefieres los platos normales? pues eso...).

Los cuencos de plástico son útiles para viajes o excursiones, como repuesto de emergencia, o para recién llegados, cuando aún no sabes qué te irá mejor. Pero el plástico es poroso, acumula bacterias y microbios y aunque parezca limpio, no siempre lo está. Además, su resistencia es muy limitada, así que no son recomendables para uso diario.

También tienes opciones “especializadas”, para perros chatos, para tragones que ni respiran, para perros que necesitan más estimulación mental en su día a día... ¡diviértete eligiendo!


cuencos